Música y vino para despertar inquietudes.

Ocio 22 de julio de 2021
Reducto, probetas, brebajes. Experimentación. Barrio rural, barro, humedad, resistencia, madrigueras y alquimia. Todo esto define a “Música Líquida Vol. 1”.

Colonia Caroya. El contexto de pandemia se presenta como un desafío especialmente complicado para los artistas.

Simultáneamente, y como consecuencia del aislamiento, la tecnología ha cobrado una importancia inusitada en nuestras vidas…  y en el arte.

En nuestra zona se presenta una experiencia artística muy creativa en una suerte de multiformato singular: acceder a música y material multimedial a través de un código QR impreso en la etiqueta de un vino.

Contrariamente a lo que se pueda pensar al tener un primer contacto con el proyecto, no se trata de la promoción de un vino, sino que el vino es el soporte para mostrar una propuesta musical de calidad acompañada por excelente material audiovisual. Como merece un brindis, el vino viene incluido.

Es como la botella que el náufrago envía con el mensaje poniendo su esperanza en que, más lejos o más cerca, más tarde o más temprano, alguien la encontrará y completará la interacción: el mensaje de vida…  el pedido de auxilio, ¿por qué no?

 

Todo nuevo.

La innovadora idea es de Surfer Comadreja, que se presenta como “una suerte de ‘Super Banda’ del subdesarrollo formada por cuatro agradables sujetos que compartieron madrigueras años atrás. Con tintes de rock experimental, grunge, humedad de bodega y sonidos de pueblo”.

Los “cuatro agradables sujetos” son: Mariano Rupil (voz y guitarra), Gabriel Campana (bajo, voz y vinos), Guillermo Prez (batería) y Jordán Toro (pads y sintetizadores). Todos han participado antes en diferentes proyectos musicales ligados al rock experimental, grunge y alternativo, y formaron Surfer Comadreja en 2016.

Nada es convencional en su andar artístico: crean sus canciones en el laboratorio de una antigua bodega de Colonia Caroya, un reducto lleno de humedad y artefactos misteriosos que sirven para elaborar vino.

Este es el año de la comadreja. Por eso publican la obra que se gestó como una experiencia de sentidos: “Música Líquida Vol. 1”.

Por definición, es “un álbum/vino, una botella devenida en objeto-arte que cuenta con el acceso digital a la música y contenido exclusivo de la banda”.

 

Música Líquida.

Como dijimos, Surfer Comadreja combina el placer de la música y el goce del vino a través de una experiencia sensorial. Su desarrollo se presenta como una propuesta original que combina el arte de la degustación, el sonido, la ilustración, el video y la fotografía como lenguajes fundamentales del deleite de la experimentación.

La búsqueda de autenticidad en este proyecto contó, además, con el aporte musical de invitados tales como Fabricio Morás, Renta Bonamici, Jorge Luis Reales, Angel Vilkelis, el “Misty Soul Choir” y en diseño e imagen, Lautaro Alincastro y Juan Rojas. Por su parte, el reconocido enólogo Gabriel Campana estuvo a cargo del diseño enológico.

“Nos toca vivir tiempos difíciles, creer en el arte y resistir desde aquí se transformó en nuestra bandera, lo que nos vuelve humanos o animales. Por ello, deseamos llevar esta experiencia desde la madriguera al mundo. ¡Salud ¡Y a surfear la realidad!”, dicen los integrantes de la banda en la presentación.  

Página web: www.surfercomadreja.com

22-07-2021

Te puede interesar