La Sociedad Rural de Jesús María impulsa la Ganadería Regenerativa.

Agro 19 de febrero de 2021
Un campo de Deán Funes y otro de Villa del Totoral ya están aplicando esta metodología exitosamente. El Ing. Carlos Arnold sentenció: “Este trabajo es necesario, no es una opción”.

Toda la zona. Hace un año y medio, la Sociedad Rural de Jesús María y Ovis 21 organizaron una jornada de capacitación sobre Ganadería Regenerativa en el Norte de Córdoba.

El nivel de convocatoria fue tal que la Comisión Directiva quedó sorprendida y muchos productores de la región mostraron su interés por esta propuesta superadora, que no apunta sólo a conservar el ambiente, sino a regenerarlo.

“Empezamos a juntar interesados y acercamos las partes; nosotros, como Sociedad Rural, generamos el vínculo entre los productores socios y Ovis 21”, explicó el asesor técnico de La Rural, Ing. Carlos Arnold.

“Este modelo de Ganadería Regenerativa es la aplicación de un método desarrollado por el Instituto Savory, donde se tienen en cuenta un montón de factores más allá de lo productivo”, sintetizó.

Cuidado del suelo, mejora del recurso forrajero, animales sin estrés y reducción del uso de insumos son la base de este procedimiento que llegó para quedarse.

Además, Arnold fue contundente: “Más allá de la regeneración del suelo, este tipo de manejo aumenta la rentabilidad porque se mejora la productividad y se disminuyen los costos”.

El año pasado, los encuentros se suspendieron debido a la pandemia, pero pronto serán retomados gracias a un convenio que La Rural firmó con Ovis 21.

El capítulo seis de la serie documental “Campo Adentro!”, producida por La Rural, muestra los resultados de este procedimiento en los campos Inta Huasi (Deán Funes) y Don André (Villa del Totoral).

Se puede ver en https://www.youtube.com/watch?v=cmtmY7eaQyA&feature=emb_logo

 

El método.

Un concepto fundamental para entender este método es el de “bomba de carbono”.

Al ver un bosque hay que pensar que la misma superficie que ocupan árboles, arbustos y pastizales está abajo, con raíces. Esa es la bomba de carbono.

¿Cómo funciona? Los animales consumen forraje, como si fuera una cosecha. Esto obliga a la planta a redistribuir la energía para volver a crecer. En esa redistribución sacrifica parte de sus raíces, que se descomponen en el subsuelo. Eso es carbono.

Si no se consume el pasto, éste se acumula, se oxida y no se estimula esa bajada de carbono al suelo. También es muy susceptible a incendios. 

Durante la temporada de verano se hace funcionar la bomba de carbono.

Si se advierte que el lote se está pelando mucho, se cambia de lugar a los animales.

En el invierno, cuando no hay crecimiento, se consume el pasto que se acumuló en el verano.

Los animales lo acondicionan a su estómago y lo devuelven al suelo mediante el bosteo, con bacterias enriquecidas para que se genere la descomposición. Así se reactiva el ciclo de nutrientes.

El suelo es un gran captador de carbono y con más carbono se produce más carne.

Además de la bomba de carbono, se analizan el ciclo del agua, el ciclo de los nutrientes y la dinámica de la comunidad -que sea lo más biodiversa y complementaria posible-.

Es un aprendizaje continuo: en cada campaña se aprende con lo que se hizo y se vuelve a planificar.

 

Les va bien.

Uno de los resultados que destacan los productores es el aumento de la eficiencia en el uso del tiempo.

También trabajan más seguros porque los animales están más mansos, ya que se acostumbran a ver al encargado todos los días.

Un plan financiero permite distinguir los gastos necesarios de los innecesarios y genera una independencia de los insumos, que se usan de manera estratégica de acuerdo a cada situación particular. Así disminuyen los costos. 

El Ing. Arnold sostiene que “en una región semiárida se justifica mucho más porque el recurso forrajero no abunda. De esta manera, el animal siempre entra a un lote donde el pasto tuvo su descanso”.

El nuevo desafío de Arnold, La Rural y Ovis 21 es vincular a los productores que ya aplican esta metodología con los que estén interesados en incorporarla.

Los resultados en Inta Huasi y Don André fueron tan buenos que quienes consultaron con su personal y sus asesores quedaron sorprendidos por los mismos.

Atendiendo el contexto ambiental actual, Carlos Arnold sentenció: “Este trabajo es necesario, no es una opción”.

19-02-2021

Te puede interesar