Enero fue un mes con intensa actividad policial.

Seguridad 07 de febrero de 2020
El Festival Nacional de Doma y Folklore obligó a reforzar el número de efectivos. Más allá de esta situación eventual, preocupa la cantidad de accidentes de tránsito: en casi todos hubo motos involucradas. Dos de estos hechos fueron fatales.
Policías Festival
Policías Festival

Jesús María | Colonia Caroya. En el primer mes del año fue intensa la actividad policial.

Dos accidentes de tránsito fatales enlutaron la zona: uno en  Jesús María y otro en Colonia Caroya. En ambos casos, los protagonistas fueron motocilistas que perdieron el control de sus rodados: uno de 17 años, en Bv. Agüero al 300, que impactó contra un árbol; y un joven de 27 años, en Calle 132, a la altura del kartódromo municipal, quien chocó contra un cartel de señalización.

La Policía informó sobre siete accidentes de tránsito más, ocurridos en Colonia Caroya, y uno en Jesús María. En Colonia Caroya, cuatro tuvieron como protagonistas a motociclistas y en otros dos estuvieron involucrados ciclistas. El único denunciado en Jesús María también fue de un auto con una moto.

Todos los conductores de motocicletas fueron jóvenes -de 18, 19 y 32 años- mientras que los dos ciclistas fueron una mujer de 52 años y una menor de edad.

Los hechos de tránsito se produjeron, mayoritariamente, en la Av. San Martín (tres) y en la Calle 132 (tres).

 

Desobedientes.

En enero de 2020, la Policía actuó en 25 casos que terminaron con desobediencia a la autoridad.

En Colonia Caroya hubo seis y en Jesús María, 19. Muchos de estos últimos fueron durante el Festival Nacional de Doma y Folklore.

En Colonia Caroya, tres de los casos tuvieron entre sus protagonistas a jóvenes de 20 a 36 años. Los restantes fueron por violencia de género.

En Jesús María, en un tercio de los casos hubo violencia de género; en cuatro oportunidades, los policías fueron agredidos por jóvenes mujeres –dos en avanzado estado de ebriedad- y en las restantes actuaciones hubo forcejeos y debieron reducir a personas con armas blancas.

La mayoría de los violentos tenían entre 18 y 35 años.

 

Manos a la obra.

La Policía hizo en enero 44 allanamientos y procedimientos en la vía pública.

De éstos, 32 fueron en Jesús María.

El resultado de los mismos fue el secuestro de gran cantidad de teléfonos celulares, tres

motocicletas – una Honda Wave, una Cerro 110 y una Rouser 150 cc-, dos bicicletas, algo más de 23 mil pesos en efectivo, un inhibidor de alarma y prendas de vestir.

Durante los días del Festival se produjeron los hallazgos más insólitos, como un espejo retrovisor de un Chevrolet Corsa que había sido robado minutos antes; y detenciones por robar dos cajas de vino, cinco botellas de tequila o productos de higiene.

La Policía también actuó ante dos denuncias por estafas: luego de una de ellas detuvieron a un hombre de 47 años que había ofrecido falsos puestos de trabajo a cambio de dinero y en otra aprehendieron a dos jóvenes, de 25 y 27 años, que pagaban estacionamiento con billetes falsos de 500 pesos, para que les den vuelto. Les encontraron 15 mil pesos. Otros dos se dieron a la fuga.

También hubo un robo insólito: un colectivo de Fonobus, sustraído en inmediaciones de la Terminal y abandonado cerca del puente Colón.

En Colonia Caroya, secuestraron celulares, dos bicicletas, dos TV LCD de 32”, un cepillo eléctrico, un estéreo, motopartes y accesorios.

También esclarecieron un hecho importante: en el control de una pick-up Ford F-100 con cámara, secuestraron 14 medias reses de novillo faenadas y dos tachos de 20 l con achuras, sin cadena de frío ni documentación. Se estima que la carga costaba medio millón de pesos.

El otro hecho fue increíble: encontraron una pileta Pelopincho de 8000 l de capacidad, robada de una vivienda. Para poder secuestrarla debieron vaciarla, porque los ladrones ya estaban disfrutando de ella. ¡Con estos días tan calurosos…!

 

Festival movidito.

Durante las diez noches del Festival Nacional de Doma y Folklore, la Policía debió actuar en 133 ocasiones por distintos delitos. El año pasado, las denuncias habían sido 96. O sea, en 2020 se incrementaron un 38,5 por ciento los casos.

Se duplicaron los asaltos (hubo dos en 2020 y uno en 2019), se redujeron un tercio los robos y hurtos domiciliarios (10 este año contra 15 el año pasado) y se incrementaron los robos y hurtos en la vía pública. Aquí merecen un capítulo especial los hechos en que el botín fue un teléfono celular. A los ladrones no les fue bien: De 89 casos denunciados, 62 fueron esclarecidos.

En esos diez días, se duplicó la cantidad de detenidos por delitos (99 en 2020 contra 42 en 2019) y se quintuplicaron los detenidos por contravenciones (53 este año y 12 el año pasado), lo que hizo un total de 152 personas detenidas. En 2019, fueron privadas de su libertad 54.

De los 133 hechos, 124 ocurrieron en Jesús María y nueve en Colonia Caroya, donde hubo cuatro casos menos que en 2019.

A su vez, del total de detenidos, 119 fueron aprehendidos en Jesús María y los 13 restantes en Colonia Caroya. Un dato preocupante es que se triplicó la cantidad de menores detenidos con respecto al año pasado.

07-02-2020

Te puede interesar