Pese a las flexibilizaciones, la Policía sigue encontrando infractores al aislamiento.

Locales 03 de junio de 2020
Más de 750 personas fueron aprehendidas en Jesús María y Colonia Caroya desde que comenzó la cuarentena. En estos últimos días, el 95 por ciento de los arrestos se produce en horario nocturno.
Control policial JM 2

Toda la zona. Desde hace algunas semanas, el movimiento de personas en la región aumentó de forma considerable debido a las nuevas disposiciones gubernamentales que flexibilizaron el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por la Nación.

De hecho, los municipios redujeron al mínimo la organización de controles vehiculares exigiendo permisos de circulación u otra documentación.

Ahora, con el sector comercial más activo, cualquier persona puede salir a hacer compras y es un justificativo válido para que, dentro de nuestra región, se permita la movilización.

Pese a las flexibilizaciones, la Policía sigue encontrando infractores al aislamiento y el número diario de detenidos no se reduce.

En Jesús María y Colonia Caroya hubo más de 750 personas detenidas en un poco más de 75 días de cuarentena, es decir, un promedio de 10 arrestos cada 24 horas.

“Si bien hay actividades permitidas y hay mayor movimiento, se deben respetar los horarios”, explicó el Jefe de Zona 1 de la Unidad Regional Departamental Colón, Crio. Jesús Contreras, haciendo referencia al cierre comercial dispuesto por Colonia Caroya (hasta las 22) y Jesús María (hasta las 20:30), para algunos rubros de venta de alimentos.

“Durante el día hay justificativos de quien va al Banco, al súper, a hacer un trámite en el Correo, pero después de ese horario no hay ningún argumento para estar en la calle; durante la noche es donde encontramos infractores; hoy, más del 95 por ciento de los casos se detectan después del cierre de negocios”, agregó.  

El mismo comisario admitió que, internamente, no se piden autorizaciones para circular, pero sí es un requisito indispensable para quien entra o sale de la región por alguno de los cuatro puestos permanentes en los accesos: Ruta A-74, calle Pedro Patat, Ruta 9 y Ruta E-66.

Una situación que preocupa a las autoridades policiales e incrementa la estadística es la de reuniones sociales, que aún continúan prohibidas.

El pasado fin de semana se detectaron dos juntadas: una en Colonia Caroya, donde había 15 personas; la otra, en un espacio verde en Bº Los Nogales, donde cinco jóvenes se reunieron para consumir alcohol.

En todos los casos es fundamental el aviso de los vecinos que denuncian estos episodios.

 

¿Qué pasa con los detenidos?

La cantidad de personas infractoras lleva a una actividad inusual en las comisarías y hasta en los calabozos locales.

Quienes incumplen el Decreto Nacional por primera vez son trasladados a la dependencia, se los ficha e imputa y después de un par de horas recuperan la libertad.

El reincidente o quien comete una falta más grave, como disponer de su casa para una juntada, queda arrestados dos o tres días.

El Comisario Contreras confirmó que hay varias personas que fueron detenidas dos veces y un joven de nuestra zona lleva el récord: tres arrestos en lo que va de la cuarentena y dos fueron por participar de reuniones.

03-06-2020

Te puede interesar