“Me preocupa como vecino, me preocupa como intendente”.

Política 05 de mayo de 2020
Lo dijo el intendente Luis Picat, al referirse a la represión policial a trabajadores municipales que estaban haciendo asamblea frente al obrador.
Conferencia de prensa
Conferencia de prensa

Jesús María. El intendente Luis Picat convocó a una conferencia de prensa para hablar del estado de situación de las relaciones entre el Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales y para aclarar que el gobierno local no pidió la represión policial de este lunes a la noche, cuando fue desalojado el frente del obrador, donde había empleados y gremialistas en asamblea (ver aparte).

“Estamos muy preocupados por esta situación que vivió Jesús María; no solamente la Municipalidad ni los empleados municipales, sino toda la ciudad; no estamos acostumbrados a este tipo de hechos”, dijo Picat.

Y se desligó totalmente del tema: “La Municipalidad no tuvo nada que ver con el procedimiento que fue realizado por la Policía y el fiscal (Guillermo Monti), que fue un procedimiento en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio”.

 

Estamos mal, pero vamos peor.

El Intendente municipal dijo que, como lo hicieron desde el primer día en la Municipalidad, agotaron y seguirán agotando todos los canales de diálogo con el Sindicato de Trabajadores Municipales.

“Este proceso de diálogo empezó con el pase a planta permanente de 42 compañeros, que se dio la semana pasada, y siguió con un buen proceso de paritarias; el 2 de marzo acordamos un 27,5 por ciento de aumento para el primer semestre, 15 después vino la pandemia”, relató.

El acuerdo consiste en un aumento acumulativo: 2 mil pesos más 200 pesos de refrigerio en marzo y 5 por ciento en los meses de abril, mayo y junio.

En el nuevo contexto de cuarentena, hace 20 días convocaron al gremio para mostrarle el panorama económico generado como consecuencia del Coronavirus y le presentaron una propuesta para garantizarle a todo el personal que cobrará su sueldo el 30 de abril, el 31 de mayo y el 30 de junio, con el medio aguinaldo incluido.

Picat dijo que, “en el medio, hubo momentos que el Sindicato usó como herramienta la medida de fuerza de asambleas en el obrador y disminución de los servicios, pero siempre instamos a dialogar”.

Sin embargo, tras un impasse y varias reuniones, le dijeron al gremio: “No estamos en condiciones de respetar el convenio del 2 de marzo, pero sí podemos postergarlo para el momento en que la Municipalidad esté en condiciones económicas para analizar este aumento”.

No obstante, el 30 de abril depositaron el 100 por ciento de los sueldos a los empleados de planta permanente y con contrato administrativo, sin el aumento del 5 por ciento, y propusieron un pago de 2 mil pesos no remunerativos para el 11 de mayo.

“La negociación no terminó, se levantó el Sindicato –relató Picat-. Nosotros pedimos un cuarto intermedio para el día hoy (martes 5 de mayo), cuando habría otra audiencia. En el medio, comenzaron las medidas de fuerza el domingo, siguieron el lunes y lo que pasó anoche”.

El Intendente sostuvo que si otorgaban los aumentos, a fines de junio tendrían un déficit de 20 millones de pesos: es la masa salarial de un mes.

Y lanzó una frase que sonó a amenaza encubierta: “Preferimos pagarle el 100 por ciento a cada uno y no despedir a nadie”.

En un breve informe sobre el estado de las arcas municipales, dijo que los contribuyentes han pagado el 25 por ciento de lo que pagaron el año pasado. “Nos está salvando el gran ahorro que hicimos los primeros meses (del año); con respecto a 2019, gastamos el 25 por ciento menos en los gastos operativos”, amplió.  

Ante la situación, “muchos empleados municipales donaron su sueldo voluntariamente, hay otros que han comprendido la situación y esperemos que podamos sentarnos con el sindicato nuevamente”, dijo el titular del Ejecutivo.

 

La situación del personal.

La información oficial es que hay 38 empleados -aproximadamente el 6 por ciento del plantel- que gana menos de 20 mil pesos porque trabajan menos horas: son contratos de 20 horas y hasta de 15.

También hay 96 que cobran menos de 20 mil pesos porque tienen embargos, préstamos con el Banco Ciudad y con el Sindicato, aporte de cuota alimentaria porque son divorciados.

Por otro lado, Picat desmintió que no pagan horas extras: “Tenemos servicios esenciales, como el agua, los servicios públicos y la salud, en los que, el mes pasado, se pagaron más de 2.300 horas”.

¿Cómo terminará esta historia? “Legalmente, vamos a pedir una conciliación obligatoria para no dilatar más el conflicto, para no llegar al momento en que una tercera parte, como es el Ministerio de Trabajo, pueda juntar a las partes y restablecer el diálogo; (…) la conciliación obligatoria también garantizará un servicio mínimo”, anticipó Picat.

05-05-2020

Te puede interesar