Las actividades con caballos criollos se afianzan en la zona.

Economía 07 de marzo de 2017
La Expo Rural de Caballos Criollos culminó con éxito en el predio de la Sociedad Rural de Jesús María.
Aparte

Jesús María. Aficionados de todo el país arribaron a la zona a participar de las múltiples competencias funcionales que se hicieron en el marco de la Expo Nacional de Caballos Criollos.

“Fue increíble el movimiento y la cantidad de gente y de caballos; nos acompañaron jinetes de todo el país; quedamos muy contentos”, dijo el presidente de la Asociación de Caballos Criollos, Gustavo Aguerre, y sostuvo que “Jesús María es un lugar espectacular, por su ubicación geográfica y por la infraestructura de su Sociedad Rural”

“Se ve que hay todo un equipo de trabajo detrás”, agregó.

La cantidad de gente que participa en las pruebas que organiza la Asociación es cada vez mayor. De hecho, ya tiene 900 socios, aproximadamente, y una cantidad muy alta de usuarios que usan caballos de otros para intervenir en las pruebas.

Es que, además de sus condiciones de longevidad, mansedumbre y guapeza, el caballo criollo se ha convertido en un caballo de esparcimiento, de deporte, para pasarla bien con la familia porque es muy versátil.

 

Freno de Oro en crecimiento.

Una de las pruebas que crece en la preferencia de los amantes de estas actividades ecuestres es la denominada Freno de Oro y que en Brasil se conoce como Mangueira.

Es muy similar al Corral de Aparte de Argentina. Ambas pruebas se hacen en corrales de medidas similares y tienen el mismo objetivo, pero en la Mangueira el caballo debe ser manejado con una sola mano y no es necesario empujar y hacer que el novillo se dé vuelta. En ese sentido, existen cuestiones reglamentarias diferentes, que derivan de las costumbres de cada país.

La Mangueira o Freno de Oro tiene una parte morfología, donde se da un puntaje a cada caballo, y tres días de pruebas funcionales.

El primero están las pruebas de Andares (tranco, trote y galope); Figura; Vuelta sobre las Patas y Rayada.

En el segundo, se hacen la Mangueira y la Prueba de Campo, que es como la Paleteada.

En la Paleteada hay que llevar la vaca apretada y frenada, en una cancha de 60 metros. La Prueba de Campo, en cambio, tiene canchas de hasta 110 metros y en ellas la vaca tiene que ir dominada, pero en velocidad.

El tercer día se repite la Mangueira y se hacen la Bayard (Rayadas de 40 metros) y la Prueba de Campo.

En Freno de Oro hay una primera fase, que son las Credenciadoras, y una segunda fase, que son las Clasificatorias.

Las Credenciadoras se realizan en Jesús María y las Clasificatorias, en Palermo (Buenos Aires): Los cuatro primeros machos y las cuatro primeras hembras que clasifiquen en Jesús María competirán en Palermo en una suerte de Final nacional.

A su vez, los ganadores en Palermo podrán participar en la Final internacional, que se desarrolla en Esteio, Brasil.

En Jesús María se inscribieron 42 competidores, que para quienes impulsan esta competencia es un número alentador y muy importante para nuestro país.

Aguerre anticipó: “La Credenciadora formará parte del calendario del año entrante, al igual que la Exposición Pasaporte. Va haber presencia de la Asociación acá, porque estamos conformes. Vemos que es un lugar buenísimo y que hay gente que quiere trabajar. Es algo que nos conviene tanto a nosotros como a los organizadores de la Sociedad Rural”.

El Comisario General de esta competencia, Carlos Catan, añadió que “las instalaciones de la Sociedad Rural son buenísimas; tanto las pistas como la mangueira y los corrales”.

07-0-2017

Te puede interesar