Cantando bajo la lluvia, en Jesús María

Cuatro de las cinco noches del Festival Nacional de Doma y Folklore terminaron anticipadamente por razones climáticas. Por las reprogramaciones, se está armando un “súper lunes extra”.

Ocio - FESTIVAL 10 de enero de 2024
Anfiteatro con lluvia

Jesús María. Este martes, el Festival Nacional de Doma y Folklore terminó antes de lo previsto por cuarta noche consecutiva, debido a la lluvia.

Salvo la noche inaugural, todas las restantes el clima le jugó en contra a la Fiesta Gaucha. Sumado a la crisis económica nacional, con una abrupta caída del consumo, la adversidad se nota en las boleterías: las taquillas están muy por debajo de las de años anteriores.

El primer fin de semana, la inestabilidad meteorológica hizo estragos el sábado, con precipitaciones justo cuando “se armaba” la fiesta.

Llegada la mitad de las noches festivaleras, el público que pagó su entrada fue:

Viernes: 8.608

Sábado: 7.000

Domingo: 15.138

Lunes: 9.303

Martes: 9.586

Total: 49.635 (datos proporcionados por la Comisión Directiva).

Cabe recordar que el festival arrancó con 46 mil entradas anticipadas vendidas y las noches más elegidas por el público no fue ninguna de estas.

Es muy probable que la edición 58 quede muy debajo de las que fueron récord, en especial la del año pasado, pero dado el contexto no es un mal resultado.

 

El fantasma del Niño.

Climáticamente, estamos atravesando la Corriente del Niño.

La primera vez que se hizo sentir con su máxima rigurosidad fue en 1992. De hecho, la edición 27 del Festival Nacional de Doma y Folklore fue la única que produjo apenas para pagar os gastos de organización de la fiesta.

Es año había empezado muy bien, con taquillas de más de 12 mil personas el viernes y el sábado, pero llovió la mitad de las noches.

Además, el ánimo general de los cordobeses no era el mejor: el 6 de enero de 1992, un alud de agua, barro y escombros mató a 42 personas en San Carlos Minas, destrozó por completo medio centenar de casas y causó daños en otras 180, además de calles, plazas y edificios públicos.

Al día siguiente, en Jesús María se vendieron 1.297 entradas y decidieron suspender la fiesta por solidaridad con los damnificados.

Un sábado con muy buena concurrencia salvó la edición, que terminó con 91.023 tickets. 

10-01-2023

Último momento
Te puede interesar
Lo más visto