El gobernador Schiaretti expuso la posición del “partido cordobés”.

Política 30 de octubre de 2021
Así definió a su espacio, Hacemos por Córdoba, en una cena en la habló ante unos 400 invitados, en la Sociedad Rural de Jesús María.

Colonia Caroya. El salón Pampa de la Sociedad Rural de Jesús María fue escenario de un cena a la que Hacemos por Córdoba invitó a empresarios y productores de la zona.

El principal orador fue el gobernador Juan Schiaretti, quien expuso la visión que tiene su espacio político de la situación de Córdoba y la Argentina y los caminos que propone seguir. Una de sus primeras afirmaciones fue que la provincia tuvo “otras agendas” además de la pandemia.

El Gobernador sostuvo que la transformación de Córdoba se nota muchísimo de Jesús María y Colonia Caroya al Norte. “Lo que nuestro gobierno provincial hace es articular la potencia creativa, la capacidad creativa, porque en el ADN de los cordobeses está trabajar”, sentenció.

En una noche de definiciones, dijo que “no hay mejor política social que un buen empleo” y añadió que “los cordobeses también saben que hay que ser pioneros (…), solidarios, y no nos dejamos vencer nunca por las dificultades”.

Luego planteó los principios en base a los cuales logra esa articulación. “Son simples. -afirmó-. Podemos pensar distinto, pero trabajamos juntos; valoramos el pluralismo, porque del pensamiento diferente surgen las posibilidades de progreso de los pueblos; y somos tolerantes con los que piensan distinto; nunca agraviamos a nadie, nunca descalificamos a nadie, nunca contestamos agravios, nunca hemos perseguido a nadie”.

“Este gobierno no cava trincheras sino que tiende puentes de unión, que es lo que precisamos; lo que hay que generar para progresar es confianza y se genera siendo previsibles y dando certezas”, fue una de las frases que más aplausos cosechó.

Allí apuntó contra el gobierno nacional, afirmando que Córdoba progresa “pese a que la Nación nos mete la mano en el bolsillo” con las retenciones a las exportaciones agropecuarias. “Lo toman como algo natural que nosotros tenemos que poner para que el puerto de Buenos Aires y sus alrededores vivan más barato”, criticó.

Y puso ejemplos de lo que podría hacer Córdoba con ese 30 por ciento del total de retenciones nacionales que aporta. Este año son 270 mil millones, que alcanzan para 6.500 kilómetros de rutas, llegar con autovía hasta el límite con Santiago del Estero, construir 66 mil viviendas, mil escuelas o 285 hospitales.

También cargó contra el cepo a la exportación de carne y elogió el modelo uruguayo aplicado por Mujica, a quien calificó como “un progresista en serio”.

Los párrafos siguientes fueron para elogiar el aporte y la conducta de “nuestra gente de campo”.

En cuanto al futuro, este es su diagnóstico: “El país es un empate de debilidades, nadie va a tener mayoría. Y en ese empate de debilidades surge la posibilidad de que nosotros nos plantemos firmes”. 

Uno de los puntos que considera primordiales es bajar las retenciones hasta que desaparezcan, en cinco años como máximo.

“No sólo el Congreso va a participar de este debate; seguramente, por la situación desastrosa en que está el país, también se van a sentar con los gobernadores; y ahí se va a sentar Córdoba, que es la hermana mayor de las provincias del interior; y aspiro que cuando eso ocurra tengamos el respaldo de nuestros habitantes”, completó.

El final de su discurso fue para tomar distancia del resto de las ofertas electorales para el 14 de noviembre. Dijo que “Córdoba le dio la espalda al Kirchnerismo en 2015 y 2019 por lo que el Kirchnerismo le hizo a Córdoba” y que “Cristina Fernández de Kirchner vuelve al poder, a través del voto popular, por el fracaso económico del gobierno de Cambiemos”. Por eso “no hay debate sobre la situación socioeconómica del país, cómo hacemos para producir más, cómo hacemos para acabar con la inflación”.

Sobre este último tema, sugirió cómo abordar el problema de la suba de precios: “Si hay monopolio o hay oligopolio hay que aplicar la ley de defensa de la competencia y si no se consigue con eso hay que abrir la importación de esos productos”.

Calmado pero contundente, sostuvo: “No hay que refundar la Argentina. Los pueblos que creen que la refundan cuando llegan al gobierno seguramente no van a ningún lado. Argentina tiene que tener los acuerdos básicos que duren mucho más que el mandato de un Presidente para tener un país con equilibrio fiscal, que alimente y aumente la producción, que pueda hacer realidad la justicia social”. 

“Córdoba es una provincia que no se calla, Córdoba dice basta de un país unitario, queremos un país federal y la hora de hacerlo es ahora (…) que no nos pueden venir con la prepotencia de que tienen  la mayoría automática. Por eso les pido que nos acompañen”, concluyó.

30-10-2021

Te puede interesar