Lo que hay que saber sobre los biocombustibles.

Economía 23 de abril de 2021
La Municipalidad adhirió al programa provincial Autoconsumo de Biodiesel 100% que se lanzó el lunes. Instalará una planta de refinado de aceite de soja en el predio donde funciona la planta de reciclado.

Jesús María. El intendente Luis Picat participó en Córdoba del lanzamiento del Programa de Autoconsumo de Biodiesel 100% del Gobierno de la Provincia Córdoba, que impulsa la utilización de combustibles renovables.

La ciudad de Jesús María será una de las primeras en sumarse. 

La iniciativa busca diversificar la matriz energética para reemplazar combustibles contaminantes por biocombustibles y producir con autonomía energética.

La Municipalidad instrumentará el reemplazo progresivo de combustibles fósiles por biodiésel. 

Entre los principales beneficios, el programa apunta al desarrollo de economías locales a través de procesos de agregado de valor; la generación de empleo de arraigo territorial; la preservación del medio ambiente al reducir la dependencia del uso de combustibles  fósiles y la reducción de contaminación del aire, entre otros.

La autoproducción y el autoconsumo de biodiesel también colaboran en la mitigación de pasivos ambientales, disminuyendo el Calentamiento Global y la Huella de Carbono y beneficiando de manera directa la salud de los cordobeses.

 

Un proyecto con historia.

El año pasado comenzaron los contactos de Luis Picat con el ministro de Servicios Públicos, Fabián López, para analizar el cambio de la matriz energética de Córdoba.

Originalmente, el proyecto se concentró en la utilización de bioetanol, pero encontró una limitante: en el mercado no hay vehículos adaptados para el uso de etanol, como tiene Brasil. Su implementación superaba los resortes que podía manejar la Provincia.

En ese contexto, migró al biodiésel. Poniéndole este combustible, el auto funciona sin necesidad de hacer ninguna adaptación.

Picat es cauto: “Vamos a empezar de a poco, usando aceite de soja que se transforma en combustible, y adaptarlo rápidamente al consumo público y también privado. El proyecto arranca con lo público porque es más fácil lograr consensos para que lo empiecen a utilizar la Provincia, los municipios, los consorcios camineros y los productores agropecuarios, que son parte de la cadena”.

El Intendente de Jesús María aclaró que están evaluando qué tipo de planta y de tecnología usarán, porque lo importante es la calidad del producto final. Si es malo, destruye los motores. Por eso es importante en el proyecto de la Provincia la participación de la UNC y de Oreste Berta, como asesores técnicos.

Berta ya adelantó que se deben adaptar los lubricantes, ya que son diferentes a los que usa un motor con diésel convencional.

“Hace 100 años que existe esta tecnología; el primer motor diésel se hizo andar con aceite de cocina; en ese sentido está todo estudiado -se explayó Picat-. Lo que falta es que la Provincia nos dé el know how para lograr ese producto final que no rompa los motores”.

 

Dónde se haría la planta.

“La Municipalidad podría sumarse con el Consorcio Integrado de Cuencas, que está con un proyecto parecido al que la Provincia ayudaría financieramente; así que vamos a hacer una sola cosa para no desperdiciar esfuerzos”, añadió.

La tecnología utilizada es mucho más simple que la empleada en las plantas de bioetanol. El costo de una refinería de biodiésel va de los 40 a los 120 mil dólares. La Provincia financiaría la instalación con créditos a 48 meses con el 12 por ciento anual de interés.

Picat insiste en que el tema económico no es una traba al proyecto. “Hoy, lo que importa es tener segura la parte técnica y estamos investigando eso”, sostuvo. De hecho, el miércoles visitó una planta para ver su funcionamiento.

La planta estaría ubicada en el predio donde funciona la planta de reciclaje. Cuando la instalaron, hicieron un alambrado perimetral y ampliaron el espacio pensando en que allí puedan instalarse emprendimientos que tengan relación con el reciclado y el medio ambiente. 

Otra duda es quién tendrá a su cargo en la Municipalidad este nuevo emprendimiento. Orgánicamente, podría depender del área que maneje el sector donde estará emplazada, es decir, Servicios Públicos. Pero la iniciativa también tiene conexión con la Agencia de Desarrollo Económico, que podría ser una alternativa. Mucho dependerá de los recursos humanos que consigan para su gerenciamiento. 

En cuanto al funcionamiento propiamente dicho, Picat explicó que “la Municipalidad compraría el aceite de soja y lo procesaría en su refinería; no conviene tener todo el proceso anterior porque en ese caso es necesaria escala; la producción de aceite está instalada en Córdoba”.

Ciertamente, en la zona hay más de cuatro plantas de producción de aceite de soja y otra posibilidad es traerlo de General Deheza, que queda relativamente cerca.

 

Beneficios a futuro.

La pregunta es qué beneficios traerá esta inversión. El Intendente de Jesús María es contundente en su respuesta: “Al día de hoy no dejaría beneficio económico, pero es un emprendimiento a largo plazo; estamos apostando a una nueva matriz energética, que reduce la Huella de Carbono ya que dejamos de transportar soja al puerto y al resto del mundo; eso es menos consumo de energía”.

- Si el insumo es soja, cuyo precio varía a nivel internacional, ¿qué certidumbre hay en el  costo de producción?

Luis Picat: - Creo que tenemos que pensar no en el precio actual, sino en el historial de los últimos 10 años, por lo menos. Y así hacer la fórmula económica. Lo importantes es que si Jesús María hace la punta, otros pueden seguirnos. Para la Provincia es fundamental porque genera valor agregado, ya que cada planta creará cinco o seis puestos de trabajo y ni hablar de todo el trabajo indirecto. Además, queda en Córdoba, no se va a Rosario ni al resto del mundo Se multiplicará hasta cinco veces su valor.

23-04-2021

Te puede interesar