La Cooperativa quiere bajar la morosidad.

Economía 30 de octubre de 2020
La deuda de los usuarios de energía eléctrica equivale a tres meses de consumo de la totalidad de los asociados. Comenzarán a cortarles los servicios a quienes deben facturas de los meses anteriores a la pandemia, contemplando cada caso.
Atención Cooperativa

Colonia Caroya. La Cooperativa de Servicios Públicos está convocando a los asociados que tienen facturas impagas para que regularicen su situación.

En energía eléctrica, por ejemplo, la morosidad equivale a tres meses de consumo de todos los usuarios.

“Nosotros ya no tenemos capacidad financiera para soportar esa carga tan alta”, aseguró el presidente del Consejo de Administración, Alberto Nanini.

“Al principio, la morosidad aumentó pareja; los negocios, a medida que se fueron habilitando, se fueron poniendo al día en varios rubros; la que permanece, y de a poco va aumentando, es la morosidad de los hogares”, amplió.

Muchos asociados ya concurrieron a la Cooperativa para buscar una solución consensuada a su problema, “acordar algún modo de pago que les posibilite sacarse esa preocupación de no estar cumpliendo y a nosotros nos permita tener los recursos para seguir invirtiendo”.

“Hay mucha gente con buena voluntad y que tiene voluntad de cumplir; esas personas encuentran la forma de sacarse esa obligación de encima”, reflexionó Nanini.

No obstante, no oculta que llegará el momento en que contarán los servicios impagos. Las autoridades de la Cooperativa hacen una salvedad: “Hasta ahora, no se podía hacer por un decreto nacional. Por supuesto, esa normativa es para facturas generadas durante la pandemia, pero hay personas que tenían facturas impagas de antes de la pandemia. Hemos arbitrado todos los medios posibles para no cortarles. Hasta los invitamos por teléfono a que vengan a hablar con nosotros porque no queremos tener que cortarles servicios”.

 

Tomaron créditos.

Si bien tiene sus cuentas equilibradas, la entidad está haciendo un esfuerzo financiero muy grande y para mantener los servicios debió sacar créditos por 54 millones de pesos. Al respecto, Nanini es claro y contundente: “No se puede dejar de invertir; hay líneas que ir cambiando, otras nuevas que hacer y cuando no son a cargo de un loteador, por ejemplo, las tenemos que hacer con inversión propia; la morosidad aumentó y, al no tener los ingresos normales, tuvimos que recurrir a la financiación bancaria”.

También echaron mano al dinero reservado para sueldos, destinándolo a inversiones, y tomaron dos créditos especiales otorgados por el Gobierno Nacional para pagar los salarios de julio y agosto. Como eran con tres meses de gracia, ya comienzan a devolverlos.

 

Trato desigual.

Pese a las gestiones realizadas, donde no encontraron alivios a la crítica situación que atraviesan todas las cooperativas eléctricas fue en EPEC. Hace meses que las federaciones que agrupan a las empresas de la economía social -Fecescor y Face- están negociando con EPEC para que les trasladen los beneficios de los anuncios que hacen para sus propios clientes.

Nanini habló del tema: “La paradoja es que anuncian planes de hasta 30 cuotas con el 1 por ciento de interés, pero a nosotros no nos trasladan esos beneficios. Ellos reconocen que la oferta que están haciendo a través del gobierno les va a costar mil millones de pesos que los pagamos todos los cordobeses, pero esos cordobeses tienen un trato donde presta servicios EPEC y otro muy diferente donde prestan servicios las cooperativas. Nos vemos discriminados”.

Las cooperativas son el último eslabón de la cadena energética, las que transportan la energía hasta cada hogar. No la generan. Por lo tanto, el precio no depende de ellas. 

Por otro lado, el margen de la tarifa no es fijado por cada entidad, sino por el ERSEP, quien también establece el tope de interés que se les puede cobrar a los usuarios.

A nivel local, ese interés está por debajo del tope. 

“Venimos haciendo un esfuerzo financiero muy grande en soportar el costo de todos los socios que no han podido pagar su factura y resignando un porcentaje de intereses que no estamos cobrando; tenemos que recordar que en mayo cobramos el 50 por ciento de los intereses y en junio y julio no le cobramos nada a quienes pagaban la factura dentro del mes del vencimiento; es todo lo que podemos hacer; algo superior o extraordinario a eso tiene que venir del Gobierno”, aclaró Nanini.

Los concejales de Jesús María le pidieron al Consejo de Administración que los atienda para plantearle inquietudes de los usuarios.

Nanini adelantó a este diario la respuesta: “No podemos recibirlos a todos, por la pandemia. Aparte, en una reunión que hubo a principio de este año se puso en evidencia que los intereses de unos y de otros son distintos. Si el objetivo es que nos juntemos a ver si hay alguna solución, es bueno que lo hagamos. Creemos que para lograr algo deben estar cada Concejo por su lado, para atender sus particularidades y hacer algún debate. Porque si bien estamos acostumbrados a las reuniones virtuales, no es lo mismo que tener la oportunidad de hablar en un encuentro presencial. Ya les adelantamos que no podemos hacer magia, que lo hecho hasta ahora es todo lo que podemos hacer. Nos dijeron que ya lo sabían, pero no querían hacer reclamos en la Provincia sin tener una charla con nosotros”.

 

VERAZ y corte.

El resto de los servicios que presta la Cooperativa está en la misma situación que el de energía eléctrica. La semana pasada comenzaron los cortes de servicios TIC a quienes deben facturas anteriores a la pandemia.  

Igualmente, a quienes adeudan agua potable desde antes de la pandemia empezarán a colocarles cepo.

Hay familias que deben facturas de enero y febrero, de distintos servicios. Algunos, inclusive desde diciembre. La última instancia será colocarlos en el VERAZ y la final será el corte. “Tratamos de no llegar a eso porque es una situación muy fea para nosotros y que la sufrirá mucho el usuario”, aclaró Nanini.

 

Sin Asamblea.

En estos días debía hacerse la Asamblea General Ordinaria y, previamente, las distritales.

Si bien se permite hacer asambleas virtuales, si hay que hacer una votación y un solo socio pide que sea secreta, no se puede ser online.

Además, todos los socios participantes tienen que tener asegurada la conectividad y toda la asamblea debe ser grabada.

A su vez, las asambleas distritales serían más complicadas aún por la cantidad de personas que debieran reunirse y a las que hay que garantizarles el distanciamiento.

La opinión de Nanini es que “si no se hacen con voto secreto, no sirven”.

“Nosotros hemos luchado mucho para democratizar eso y hacer que los votos sean secretos, para que cada uno no sienta la presión del resto; hacerla sin que el voto sea secreto sería un retroceso en algo por lo que se luchó años; esperemos que no pase mucho más tiempo hasta que se flexibilice esta actividad”, concluyó.

 

DATOS CLAVES

El consumo eléctrico bajó cuando empezó la pandemia y se amesetó. 

En condiciones normales, la Cooperativa tenía consumos promedio de 25 MW, 

con picos de hasta 30 en condiciones excepcionales.

Hoy, el consumo promedio es de 21 MW.

En general, las industrias están trabajando como lo venían haciendo

y la reducción de consumo se advierte, especialmente, en los comercios.

30-10-2020

Te puede interesar