La crecida cortó el vado de Santo Tomás.

Urbanismo 10 de enero de 2017
Las intensas lluvias de la madrugada hicieron crecer el río Jesús María y el cruce a Las Astillas está nuevamente roto.
Vado Las Astillas

Jesús María. Las lluvias del día fueron bastante intensas durante la madrugada y la  mañana del lunes.

El promedio fue de 30 a 40 mm, causando anegamientos de calles, como el San Cayetano y el Camino Real, en Sinsacate, y algunas calles adyacentes al anfiteatro.

La mayor preocupación fue por las lluvias en la cuenca media y alta, que fueron mucho más copiosas e hicieron crecer los ríos locales.

El río Carnero, por ejemplo, recibió la crecida por las lluvias ocurridas cerca de La Cumbre, en la ladera Este del cordón montañoso divisorio de aguas.

El río Jesús María tuvo una fuerte crecida que en la zona urbana no causó problemas, aunque a los turistas les impresiona su paso por el trazado urbano.

Sin embargo, aguas abajo generó lo de siempre: el vado de la Estancia Santo Tomás, sobre el Camino a Nintes, quedó destruido y el paso vehicular está interrumpido.

El paso había sido reparado por el Consorcio Caminero y es uno de los más sensibles a las crecidas del río, ya que aún no se dio una solución definitiva al problema y los productores rurales lo necesitan aunque sea de manera provisoria para circular con camiones y maquinaria agrícola.

10-01-2017

Boletín de noticias