Un nuevo asalto contra personas mayores preocupa al sector rural caroyense

Delincuentes armados irrumpieron en una casa de Tronco Pozo y amenazaron a los dueños. Les llevaron el dinero de sus jubilaciones.

Seguridad 22 de junio de 2023 Ariel Roggio Ariel Roggio
Patrullero

Colonia Caroya. Al menos dos delincuentes armados asaltaron a un matrimonio de personas mayores con la misma modalidad, pero con menos violencia, que en el hecho ocurrido hace dos meses contra la familia Copetti, por el cual hubo dos detenidos.

Esta vez fue en Tronco Pozo, en la vivienda de Elio Peressotti, a 100 m. de la calle Pedro Patat y a unos 500 m. del río Carnero.

El asalto ocurrió a la medianoche, pero hay indicios que probarían que fueron a los alrededores de la casa al atardecer.

Como ya ocurrió con otro asalto, en ese mismo barrio rural caroyense, bajaron la llave térmica de la calle para dejar sin luz a la casa y abordar a la víctima cuando saliera.

Pero ninguno de los dos moradores salió a la calle -el monolito está a 50 m- y prefirieron llamar a su hija para avisarle del “desperfecto” en la energía.

“Creemos que ellos esperaban que mis abuelos salgan y que escucharon las conversaciones telefónicas porque una hora después volvió la luz; posiblemente, levantaron la llave cuando se dieron cuenta que íbamos a ir hasta la casa a ver qué pasaba”, declaró Emiliano, el nieto.

De hecho, él arribó a la vivienda con su pareja y su pequeño hijo a llevarles el dinero de la jubilación y se fue a la medianoche.

Apenas el auto salió de la propiedad, los ladrones ingresaron por el lavadero y redujeron al matrimonio: les apuntaron con un arma y les cubrieron la cabeza con prendas de vestir.

Sabían del dinero de la jubilación, pero exigían mucho más. Pedían, por ejemplo, las llaves de una camioneta que la familia no tiene: Don Peressotti apenas puede caminar y ya no maneja.

Críticas.
Esa noche, cuando el nieto supo del asalto, regresó a Tronco Pozo y frenó en la posta policial ubicada frente al Club, pero no encontró ningún móvil ni efectivos.

Los vecinos del barrio también manifestaron su preocupación por la falta de patrullaje y de presencia en la casilla de la calle Pedro Patat.

Hace una semana hubo dos robos domiciliarios en la misma zona y las víctimas acusaron la misma situación.

“La noche del asalto no tenían nada para alumbrar la chacra; son Patrulla Rural y no tienen reflectores; al día siguiente, me llaman de urgencia para que lleve a mis abuelos a la Comisaría a tomarles la declaración; fuimos a las 11, estuvimos una hora y media esperando, hasta que sale una policía que dice que estaba sola y que nos pedía que volviéramos a la tarde; recién a las ocho de la noche dejamos sentada la denuncia”, contó Emiliano.

22-06-2023

Te puede interesar
Lo más visto