diarioeldespertador.com.ar diarioeldespertador.com.ar

“Voy a morir agarrado a la bandera peronista”

Roberto Zaya opinó sobre sus “compañeros” en la gestión de Picat o con Mariana Ispizua y dijo que el Intendente es un buen gerente.

Política 27 de agosto de 2022 Natalia Balverdi
Roberto Zaya

Jesús María. El dirigente del Peronismo de Jesús María, Roberto Zaya, habló del escenario político de la ciudad y no escatimó en calificativos ni argumentos.

A más de 10 años de haber dejado la función pública, pero con 20 años de actividad política y toda una vida de militancia, dijo sin titubeos: “¿Conocés a algún radical que haya estado preso? (...) El problema son los radicales. Ellos, por seguir prendidos al po- der, porque con lo propio no tienen cómo para ganar una Elección, se pegan con el que viene; entonces los agarra la aristocracia de Buenos Aires y les dice: ‘vengan muchachos, dennos una mano’ y los meten en la bolsa y cobran todos”. 

Estas son sus conclusiones luego de analizar por qué estamos como estamos. Y también le apuntó al Peronismo: “Está muy bastardeado porque el 90 por ciento de los medios del país responde a una línea que dice que el Justicialismo tiene la culpa de todo. Y machacan y machacan”. 

Zaya asegura que es necesario recordar que fue durante los gobiernos peronistas cuando el pueblo argentino más gozó de derechos: “El Producto Bruto es para los 45 millones y ahí está la puja porque hay quienes siguen diciendo ‘bueno, ellos -los más carenciados- vivirán en cuatro cartones, pero yo me llevo la mía’. Ese pensamiento siempre tuvo el aval del Radicalismo”. 

Un buen gerente.

Tampoco evadió responder a la pregunta de cómo ve la gestión del intendente Luis Picat, a quien no dudó en calificar de “gerente”. 

“Luis, con el formato gerencial que tiene, evidentemente gerencia bien; lleva controlado todo y tiene muchas acciones pero no tiene un eje; dice ‘vamos a arreglar el centro’, pero para qué, qué sigue cohesionado a eso; pasa que tiene el apoyo de la Provincia, con obras pagadas por el gobierno”, opina. 

“Dice ‘cortemos el pasto, hagamos una placita allá’, pero ¿cuál es el Plan Maestro? -le cuestionó- A la hora de hacer política no es todo ‘qué lindo está el centro y el predio de Doña Pipa’. No hay un plan a futuro. Esto no es pensar en su gestión, sino de acá a 15 o 20 años”. 

La crítica no terminó ahí. También cargó contra la oposición: “He visto algunas diferencias que han planteado en el Concejo, pero no son de fondo. La oposición tiene que mostrarse para decir ‘no estoy pintado’. Lo veo todo muy ‘chato’”.

 

De bandera peronista.

Zaya no niega ni afirma querer volver a la política: “El ‘bichito’ uno lo tiene, pero también soy consciente de no tener la vitalidad de los 35 o 40 años. Las ganas están, pero habría que armar equipo y te tenés que rodear de gente joven”. 

Roberto, quien a los 16 comenzó a militar en la Juventud Peronista, recorre desde que tenía 30 años los caminos de la política. 

En la Municipalidad de Jesús María fue Secretario de Obras Públicas, de Hacienda y de Gobierno; y ocupó bancas oficialistas y opositoras en el Concejo Deliberante de la ciudad.

Una de sus asignaturas pendientes es concretar un proyecto que compartió con Lucas Torres: la formación de un Ateneo Juvenil Justicialista.

Hoy sigue soñando con contagiar ese dogma que lo llevó a tener discusiones con su padre, cuando adolescente: “Siempre me molestó la injusticia, la desigualdad y el trato que recibía cierta gente por su color de piel o la carencia de recursos (...) Esas personas adquirieron derechos durante el Peronismo, pero había gente que estaba acostumbrada a no reconocérselos. Por eso el odio hacia al Peronismo”.

Y asegura que esa es la bandera que se debe volver a izar. 

 

Compañeros radicales

Roberto Zaya también fijó posición con respecto a los peronistas de la ciudad que participan o militan en la Alianza Cambiemos (UCR – PRO), como la presidenta del Partido Justicialista, Adriana Seculini -reconoció acompañar a Luis Picat en su campaña -; Manuel Reyna, quien ocupando una banca en el Concejo por el oficialismo; y Mauro Di Poi, en la oposición, junto a Mariana Ispizua. 

“Creo que por no tener trayectoria política han caído en una maraña política”, fustigó. 

¿Pero se los puede seguir llamando peronistas?

Roberto Zaya: - No se cómo calificarlos. Ese tipo de actitud cierra las posibilidades de rearmar un Peronismo local porque uno dirá ‘convoquemos a tal’ y le dirán ‘no, si ése estuvo con Picat y el otro estuvo con Mariana’; entonces, si a la gente le decís que vamos a rearmar el Peronismo... es muy complicado. 

¿Qué opinión le merece que la presidenta del PJ le haya hecho campaña para Picat, habiendo sido compañera suya en el Concejo?

Roberto Zaya: Dijo en algún medio que lo iba a apoyar hasta el final de su gestión (...) Nunca creí que el Peronismo fuera a llegar a esta instancia. Ya sea por una ambición personal o económica, bajaron las banderas.

¿En Jesús María, hay peronistas como para repensar la unidad del movimiento por fuera del partido oficial? 

Roberto Zaya: Hay que tratar de convocar gente que esté dispuesta a levantar la bandera porque la bandera está por el suelo. Yo voy a morir agarrado a la bandera peronista, no voy a hacer arreglos. Hay que buscar gente joven que quiera a la ciudad.

A decir verdad, Zaya sueña con un nuevo espacio con raíces peronistas, pero espíritu vecinalista.

Ahí está centrado su anhelo de construir un “nuevo Peronismo”.

27-08-2022

Te puede interesar

Síntesis del día