diarioeldespertador.com.ar diarioeldespertador.com.ar

Los días del Festival trabajaron 1.500 personas en distintas áreas.

Se montó un gran dispositivo sanitario por  el contexto de pandemia y hubo estrictos controles. Fue muy bien valorado el despliegue general.

Seguridad 21 de enero de 2022

Jesús María. El Festival Nacional de Doma y Folklore demanda del gobierno local un gran despliegue que se financia con lo recaudado por venta de espacios para comercios en las calles aledañas al anfiteatro José Hernández y las tasas que se cobran por esa actividad eventual.

Este año, el desafío fue más complejo teniendo en cuenta el contexto de pandemia y la irrupción en diciembre de la variante Omicron, que hizo crecer el número de transmisiones de Coronavirus. Esto obligó a reforzar los testeos, la vacunación, los controles y la limpieza.

Así las cosas, el operativo montado estuvo a cargo de 1.500 agentes por día: 250 trabajadores municipales, 400 contratados externos y 850 integrantes de fuerzas de seguridad, ministerios provinciales e instituciones.

 

Despliegue sanitario.

Por la cantidad de casos activos de COVID, el trabajo de selección de personal fue permanente, con un recambio muy alto y un esfuerzo adicional por parte de los equipos fijos para brindar los servicios incluidos en el Operativo.

La infraestructura sanitaria desplegada fue inédita. Estuvo a cargo de 300 trabajadores de la salud, quienes trabajaron en siete puntos de testeos ubicados en varios puntos de la ciudad.

En ellos se hicieron 21.500 hisopados en 10 noches. Esta cifra es el doble de la habitual en la ciudad. El total de testeados fue desglosado según el domicilio de cada persona, a fin de no alterar las estadísticas locales. 

También hubo un gran número de vacunados durante estas 10 noches de Festival. Se estima que fueron, aproximadamente, 2.400.

 

Controles permanentes.

En las 16 manzanas que rodean el anfiteatro José Hernández y en su interior hubo 190 puestos gastronómicos.

Para garantizar la seguridad alimentaria, Bromatología hizo 3.497 controles, en los cuales decomisó 700 Kg de alimentos y labró 50 actas labradas.

El sistema de control bromatológico se llevó a cabo las 24 horas del día, en los locales fijos, las carpas de comercios temporarios y los transportes y proveedores de alimentos que ingresaron a esa zona. 

Con el objetivo de minimizar los riesgos de intoxicaciones, controló: el respeto de la cadena de frío y el correcto funcionamiento de los equipos refrigerantes; la producción de alimentos diaria para evitar que se recalienten remanentes del día anterior; la desinfección de instalaciones y herramientas de trabajo; la compra de la materia prima en lugares y proveedores habilitados; el cuidado de las cloacas, evitando que se arrojen desechos a ellas. Las dos primeras fueron las principales causales de decomisos. 

Además, todas las áreas de control chequearon el cumplimiento de las medidas epidemiológicas y la venta ambulante habilitada. 

Cabe añadir que, desde el 20 de diciembre, 1.255 personas se capacitaron y obtuvieron Libretas Sanitarias o carnet habilitante para trabajar en estos días. 

La Municipalidad también le exigió a todo el personal dedicado a la atención al público la doble vacunación y organizó un esquema de tres testeos preventivos durante los días del Festival.

 

Buena percepción de los visitantes.

Mediante una encuesta, la Municipalidad evaluó el desempeño de sus áreas y monitoreó su actividad con el ánimo de mejorarla para el año próximo.

El 99,7 por ciento de los visitantes evaluó positivamente la limpieza de la ciudad durante el Festival: el 71,7 por ciento la consideró “muy buena” y el 28 por ciento como “buena”.

Además, el 96,2 por ciento evaluó como “muy buena y buena” la organización del tránsito.

En este rubro podemos incluir uno de los aspectos más problemáticos que se presentó este año: el estacionamiento. Tarifas mayores a las estipuladas, colocación de vehículos en lugares no permitidos -los llevaba la grúa- y cobro a vecinos que desarrollaban su actividad cotidiana son algunas de las quejas receptadas, que generaron el compromiso municipal de analizar la modalidad a emplear en 2023. 

Una opinión muy importante fue que el 94,4 por ciento de la población presente se sintió segura, considerando como “muy buena y buena” la seguridad durante el Festival.

21-01-2022

Te puede interesar

Síntesis del día