Los héroes olvidados.

COVID19 - Locales 07 de octubre de 2021
En primera persona. Médico y paciente en tiempos COVID, Marcelo Bracamonte presta su voz para reflejar la realidad del personal del Hospital.

Jesús María. “Hoy somos los héroes sin capa”, ironizó el reconocido médico Marcelo Bracamonte, quien en tiempos de pandemia trabajó en la primera línea de combate contra el COVID 19, en el Hospital Regional Vicente Agüero.

Con el diario del lunes, llega el balance. A medida que la pandemia parece estar en su etapa final, nos acercamos al Hospital para tener el testimonio de un médico que pudo ver la cara del Coronavirus en lo profesional, como paciente y se refiere a su situación actual como referente de sus pares dentro del nosocomio: “Necesitamos un diagnóstico del personal de salud para saber cómo estamos”, dijo.

“Fue una época de crecimiento personal; con mis colegas crecimos mucho, son los héroes sin capa porque el personal de salud es el único que, pasa la pandemia o decrecen los casos, y sigue igual, esperando la ‘dádiva’ de un Estado que mira para otro lado”, recalcó.  

“Tuvimos muchos compañeros enfermos, muchos con secuelas; esto no terminó y nosotros estamos sanos; el personal de salud ha quedado muy devastado emocionalmente, algunos hasta familiarmente porque tuvieron pérdidas importantes; el gobierno tiene que rever situaciones; no muchos estamos bien, muchos estamos con mucha angustia”, recalcó. 

Lo cierto es que, a pesar del acompañamiento psicológico que tuvieron en el nosocomio, fue difícil articularlo en tiempos de pandemia, a lo que se sumó la relación “tensa” -como calificó - entre la dirección y parte del equipo de salud.

“A veces, más que una llamada de atención, necesitábamos un ‘gracias por lo que hacés’”, dijo Bracamonte, quien subrayó que el Hospital es su segunda casa y que siente a “la gente maravillosa que hay ahí adentro”, como su familia.  

 

Lo que no se puede olvidar.

Si bien es difícil resumir lo ocurrido durante tanto tiempo, Marcelo recalcó cuatro ejes que lo marcaron en la pandemia: la despedida de esas 72 persona que fallecieron en tiempos COVID, la muerte de Leonardo Quiróz, cuando se enfermó de Coronavirus y el tesón y contención por parte de sus compañeros y compañeras de trabajo.

“El fallecimiento de Leo Quiróz, hizo un quiebre; la falta de reconocimiento a ese compañero; hoy, después de un año, estamos peleando para ver si podemos darle el nombre al lugar en el que trabajaba porque creo que se lo merece”, contó Bracamonte sobre las gestiones que hacen para concretar esa distinción post mortem. 

Pero a esa pérdida se le suma el miedo y la culpa que sintió cuando enfermó de COVID y contagió a su familia: “Estaba vacunado, pero creo que me relajé un poco porque estaba harto, estaba cansado y eso me relajó; el peor momento fue ese: contagiar a toda tu familia, a tus hijos, no sabés qué les va a pasar”, dijo entre lágrimas contenidas. 

“Además, vimos mucha gente partir, que sus familiares no pudieron despedir, mucha gente que murió sola, que se embolsó en bolsas negras y sólo los que vimos eso sabemos de qué estamos hablando; por eso uno dice: ‘Con cuánta liviandad se dicen las cosas, ¿No?’ Esto nos sirvió mucho para crecer y el que no aprendió, se perdió una gran oportunidad”.

07-10-2021

Te puede interesar