“El desafío es pensar distinto pero, pese a eso, poder trabajar juntos”

Agro 26 de agosto de 2021
Lo dijo el ministro de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso, en su visita a las obras viales que se llevan a cabo en el Departamento Totoral.

Las Peñas. El ministro de Agricultura y Ganadería de la Provincia, Sergio Busso, recorrió este martes parte del camino que une Las Peñas con Los Mistoles, donde la empresa Roggio Construcciones ha iniciado los trabajos de ensanchamiento y nivelación previos a la pavimentación. 

La obra es financiada por el Gobierno de Córdoba y, cuando esté terminada, los productores beneficiados pagarán el 50 por ciento de su costo en cuotas incluidas en sus impuestos provinciales, tal cual lo prevé el plan de pavimentación y mejoras de caminos rurales acordado por el gobernador Juan Schiaretti con la Mesa de Enlace y puesto en marcha por ley hace dos años.

En el lugar, Busso habló con productores agropecuarios y dirigentes de la región acerca de este plan y de la realidad de los consorcios camineros cordobeses.

Es que, pese a la importancia que tiene el buen estado de los caminos para sacar la producción de los campos, hay lugares donde los productores no quieren aportar para su mejoramiento.

“Cada uno tiene su forma de ser –justificó el ministro-. Lo importante es que hay mucha gente en distintos lugares que está diciendo que sí  de a poco irá cambiando la forma cultural de entender esto. Sin conectividad, sin caminos, es imposible producir. Siempre lo hemos dicho: la infraestructura rural es importante. Y sobre todo en estos lugares, que tienen todo para crecer, desarrollarse. Y hay emprendedores que con reglas de juego claras y una macroeconomía que ayude, no tengo ninguna duda que están dispuestos a invertir”.

Más tarde, el legislador Raúl Latimori acompañó al ministro a visitar una innovadora plantación de almendros.

 

De ministro a diputado. 

Busso es, además, precandidato a diputado nacional de Hacemos por Córdoba para las próximas PASO. No es un detalle menor su inclusión en la lista si se tiene en cuenta que la matriz productiva de la provincia mutó a la agroindustria.

Para él, “es un desafío; me parece que este compromiso que asumo en nombre de la fuerza política que represento y la confianza del Gobernador hace también que esta campaña nos permita hablar de estos temas, de lo que pasa en Córdoba”.

Busso sostuvo que la provincia “tiene un modelo de gestión que sirve para crear trabajo, desarrollo y, en definitiva, buscar progreso” y sus representantes quieren plantear en el Congreso de la Nación “la asimetría que existe en Córdoba y otros lugares del país con otros poderes concentrados de la Capital Federal. Lo mismo con la ley de biocombustibles o las restricciones a las exportaciones de carne vacuna”. 

En ese paquete de prioridades incluyó las retenciones: “No hay que naturalizarlas. Pareciera que es algo normal, pero que haya retenciones en nuestro país es antinatural; todos los años se van de Córdoba 3 mil millones de dólares y no vuelve nada. Nosotros lo queremos plantear y definir qué esquema de retenciones queremos, que consiste en una baja gradual hasta llegar a cero. Esto es pelear por el progreso de nuestra provincia”.

 

Mano a mano.

- Pese a todo lo que el gobierno cordobés acordó con el campo, la Sociedad Rural de Jesús María firmó un compromiso con Mario Negri y su lista para que lleven sus inquietudes al Congreso.

Sergio Busso: - Más allá de lo que se firme, me interesa qué se hace, que uno pueda dar testimonio de qué hace para defender al sector productivo. Porque uno puede hablar mucho, puede firmar acuerdos y después no cumplirlos. Nosotros hemos entendido, en todo este tiempo, cuál es el sector productivo por excelencia de nuestra economía. Todo lo que puede ganar, el sector agropecuario lo invierte en el lugar donde vive. Y eso no pasa con otros sectores. Por eso hay que reconocerlo, protegerlo y, si es posible, estimularlo. Porque le da posibilidades de desarrollo y crecimiento al resto de la sociedad. Eso no quiere decir que el gobierno no piense en el bienestar general, pero hay que buscar los equilibrios. En muchos de esos 14 puntos que firmaron nosotros estamos de acuerdo porque, de hecho, los llevamos a la práctica. Nos avalan los hechos y la confianza que la gente tiene depositada en nuestro gobierno.

- ¿No cree que hay sectores ruralistas que actúan como un partido político?

S.B.: - Esa es la tentación de muchos dirigentes. No es que no puedan tener una postura política, como cualquier ciudadano. A mí no me parece mal que opinen, pero creo que hay que tener mucho cuidado con la tentación de hacer política desde una institución, sea cual sea el sector. Por suerte, la Mesa de Enlace Córdoba, pese a sus diferencias sectoriales, se ha podido unir para conformar una fundación, una entidad única para trabajar en consorcios, por ejemplo. Yo siempre les digo a ellos: antes, la agenda del sector gremial del campo tenía que ver con la defensa del productor a través del impuesto inmobiliario y la emergencia agropecuaria. Yo no digo que eso no sea importante, porque los eligen para defender sus intereses, pero también se  tienen que sentar a planificar y plantear una agenda que sea mucho más proactiva. Y me parece que han logrado pasar de la protesta a la propuesta. Ya no se puede producir de cualquier manera y eso también es clave en Córdoba. No se puede producir solamente para ganar plata, sino que hay que hacerlo cuidando los recursos, el ambiente, pensando en una producción más sostenible. Y noto que el productor lo va haciendo y eso distingue al hombre campo cordobés.

- ¿A qué atribuye que en Córdoba puedan dialogar y en el país no?

S.B.: - A que los entendemos. Hemos logrado, en estos últimos 20 años, ver que Córdoba es una provincia con una estructura de muchos productores, muchos colonos que vinieron, fundamentalmente, a desarrollarse. Por eso en el interior productivo existe la persona, la familia que se instala y piensa en el progreso de su lugar, que se asocia en cooperativas, que aporta al desarrollo de donde vive. Como lo entendimos, es un gobierno que genera confianza, que sabe respetar la pluralidad... porque no todos piensan como nosotros. Al contrario: el desafío es pensar distinto pero, pese a eso, poder trabajar juntos.

26-08-2021

Te puede interesar