Hoy, la noticia somos nosotros.

Sociedad 30 de julio de 2021
Nuestro diario cumple 20 años de existencia. Hasta 2016 apareció impreso, de lunes a viernes. Desde entonces, pasó a ser digital y con una edición en papel por semana: los viernes.

Jesús María. El 30 de julio de 2001 apareció la primera edición del diario El Despertador. En un formato de 37 cm de alto por 13,5 cm de ancho, pronto fue apodado cariñosamente por los lectores como “el diarito”. Costaba 50 centavos y lo imprimíamos con una máquina duplicadora comprada gracias a un préstamo de la Fundación Banco de Córdoba en cuya gestión recibimos la ayuda del legislador Carlos Presas. 

En diciembre de ese año, el país ingresó en una crisis económica sin precedentes. Las noticias no podían ser peores para nuestro emprendimiento: ese mes empezábamos a pagar la primera cuota del préstamo.

Fueron momentos de gran incertidumbre, en los que ni siquiera sabíamos si nos iban a dolarizar la deuda, si íbamos a conseguir insumos -eran todos importados- ni a qué precio los pagaríamos.

Claudio Minoldo y su esposa nos prestaron dinero para comprar la tinta y los master que garantizaban la salida del diario por seis meses. Después de un año y medio, nos comunicaron que nuestro crédito no sería dolarizado.

“Y a la hora del naufragio y la de la oscuridad alguien te rescatará para ir cantando”, dice María Elena Walsh. 

Poco después cambiamos el formato a 18 cm de ancho por 27 cm de alto. Las primeras pruebas fueron con una revista de deportes, llamada Polideportivo.

Gracias al apoyo de la Municipalidad de Jesús María, que nos confió la impresión del Boletín Oficial, pudimos renovar nuestra primera máquina e incorporar dos más para mejorar la productividad.

También pudimos apoyar a los escritores locales, editándoles con auspicio municipal una serie de obras breves llamada Plumas.

Luego de meses de ensayos llevando el diario a Villa del Totoral, el 24 de julio de 2007 dimos otro pa- so importante: el lanzamiento de Hoy en Totoral, una revista mensual de excelente calidad gráfica, con noticias de las 10 poblaciones del Departamento Totoral.

 

El diario “grande”.

El 12 de noviembre de 2008 empezamos a imprimir en los talleres del diario Comercio y Justicia, de la ciudad de Córdoba, en el tamaño que tenemos hasta hoy. Fue un salto de calidad muy importante.

El 23 de marzo de 2009, la cobertura se amplió hasta Quilino, por la Ruta Nacional 60, y San José de la Dormida, por la Ruta Nacional 9, y arrancó El Despertador Edición Norte, primero mensual, luego quincenal y, finalmente, semanal.

 

El diario en las escuelas.

El año previo al Bicentenario de la Revolución de Mayo encaramos otro proyecto que nos dio muchas satisfacciones: junto a Marita Freytes y con un apoyo incondicional de la Municipalidad de Jesús María, lanzamos una publicación quincenal exclusiva para las escuelas de toda la Zona Escolar 5220 de Nivel Primario, con contenidos educativos sobre historia y arte en nuestra zona, tomando como eje el Camino Real, desde los pueblos precolombinos hasta la Asamblea General Constituyente de 1813. El proyecto “Juntos, Escuela y Diario hacia el Bicentenario” se desarrolló en 19 fascículos quincenales. Lo recibieron 1.524 alumnos de Quinto Grado de siete escuelas de Jesús María, 10 de Colonia Caroya, cinco de Juárez Celman, seis de Colonia Tirolesa, una de Estación General Paz, una de Ascochinga, una de Colonia Vicente Agüero, una de Los Quebrachos, una de Tinoco y una de Pozo del Tigre. 

Por iniciativa del entonces legislador por el Departamento Colón, César Seculini, el proyecto fue declarado de Interés Legislativo y la Agencia Córdoba Cultura se sumó con entrega de material audiovisual y gráfico sobre El Camino de las Postas a todas las escuelas.

 

Y el color se hizo...

La siguiente etapa fueron las primeras páginas a color, los días viernes. Fue la época de mayor crecimiento del medio, tanto en tirada como en cantidad de páginas: llegamos a publicar 48 páginas algunos viernes, con suplementos de deportes, literatura, noticias nacionales, turismo, entretenimientos, gastronomía y medio ambiente.

El apoyo del sector privado fue tal que llegamos a publicar el diario a color tres veces por semana.

Publicamos 3.357 ediciones hasta el lunes 18 de marzo de 2016, cuando nos vimos obligados a digitalizar nuestro diario y mantener una edición impresa semanal, los días viernes.

Ese año fue muy complicado. Hacía varios años que compartíamos la imprenta y la logística con La Mañana de Córdoba y su cierre fue determinante para que no pudiéramos sostener la periodicidad diaria. 

Desde entonces, sólo dejamos de salir durante un mes y medio, al comienzo de la pandemia por el Coronavirus. Hoy sacamos nuestro ejemplar 3.623.

 

Cambio de escenario.

“Hice un nudo del pañuelo, pero me olvidé después que no era la única vez. Y seguí cantando”... “Como la cigarra”.

Los hábitos de los lectores cambiaron. Los soportes en los cuales se consume información también. Para colmo de males, a los medios regionales la pandemia nos encontró en muy mala situación por la política económica nacional: de 2017 a 2019 desaparecieron más del 30 por ciento de los medios gráficos regionales por la falta de apoyo nacional, la reducción del apoyo provincial, la entrega de Papel Prensa al Grupo Clarín -aplicó aumentos de hasta 560 por ciento anual al papel- y el achicamiento o cierre de numerosas empresas privadas que sostenían con sus anuncios las ediciones.

En nuestro caso, perdimos los avisos de todas las concesionarias de automotrices oficiales, que pasaron de vender un promedio de 30 autos mensuales a cuatro o cinco, y se paralizó el mercado inmobiliario. En esos rubros estaba más del 60 por ciento de nuestros anunciantes.

También fue la estocada final para la distribución de diarios y revistas. En Jesús María, la familia Ugolino dejó de hacerlo después de décadas y la zona prácticamente se quedó sin canillitas.

Pese a todo, una y otra vez nos levantamos y seguimos, superando las dificultades que nos planearon situaciones inéditas, como que nos quieran disciplinar con la pauta oficial.

“Gracias doy a la desgracia y a la mano con puñal porque me mató tan mal y seguí cantando”. Gracias, María Elena Walsh, por prestarnos palabras.

 

Que 20 años no es nada...

Nuestro principal legado es haber escrito la primera versión de la historia todos los días, durante 20 años. Y la mayoría de los escribas fueron jóvenes menores de 30 años. A todos ellos, muchas gracias. A nuestros lectores, muchas gracias.

También nuestra gratitud a la Justicia, que nos autorizó a publicar edictos para facilitarles los trámites a los ciudadanos en una etapa en que era complicado acceder a este servicio.

Y, por supuesto, a los miles de vecinos que confiaron en nuestro diario para ofrecer y buscar trabajo, ofrecer y comprar productos y servicios, expresar sus opiniones en cientos de cartas de lectores. Un dato no menor es que en 20 años recibimos apenas cinco pedidos de derecho a réplica.

Y hasta aquí llegamos, reinventándonos todo el tiempo.

En 2001, cuando aparecimos por primera vez, sólo cinco ciudades del interior de Córdoba tenían diario: Río Cuarto, Villa María, San Francisco, Villa Carlos Paz y Villa Dolores.

Hoy, las redes sociales y numerosos medios digitales disputan este espacio. 

En la comunicación, la concentración de medios en pocas manos ha sido despiadada, monopolizando la palabra, formando opinión con métodos cuanto menos sospechables, poniendo al periodismo al servicio de otros negocios.

Mantenernos leales a nuestro compromiso inicial no es fácil: cortar y pegar algunas noticias puede ser gratis, pero contar lo que pasa tiene costo.

30-07-2021

Te puede interesar