Colonia Caroya ya remedió ocho predios donde había basurales.

Urbanismo 25 de junio de 2021
En su mayoría son viejas canteras que se rellenaron con escombros y residuos verdes. El más importante es el de Calle 30 Sur, que en dos años se convirtió en un nodo ambiental.

Colonia Caroya. Una seguidilla de incendios en los basurales de esta ciudad, ocurridos entre 2015 y 2019, derivó en una decisión política: destinar presupuestos más altos para el saneamiento ambiental y el eficiente tratamiento de los residuos.

Mientras se refuncionalizaba la planta de tratamiento, se fueron remediando diferentes lotes rurales que eran predios de depósito de verdes (ramas) y escombros, aunque siempre se acumulaban plásticos, neumáticos y otros elementos que, casualidad o no, se encendían.

El último de estos incendios fue en octubre de 2019, cuando se generaron dos inmensas columnas de humo: una blanca, por el fuego en las ramas del predio; y otra totalmente negra, por la quema de plásticos y gomas que no debieron estar en ese lugar.

Previamente, se habían incendiado el “basural oficial” de residuos urbanos y otro de Calle 144.

Pero el incendio en la Calle 30 fue el episodio que detonó el cambio urgente en la gestión de residuos.

La primera acción fue cerrarlo definitivamente con portones y guardia de seguridad para evitar que los vecinos entren a tirar basura.

Luego, diversas áreas de la Municipalidad empezaron a proyectarlo como un espacio verde que respete la biodiversidad. Así se creó el Nodo Ecológico.

El Departamento de Desarrollo Rural y Ambiente estuvo trabajando en la constitución del paisaje y la restauración ecológica del predio a través de la forestación, con lo que se mitigó la huella de carbono. 

El predio fue reforestado con especies nativas y autóctonas a través el Programa de Placeros que tiene en marcha el gobierno local. 

El mismo trabajo se hizo en otros siete terrenos de la zona rural que la Municipalidad usó para depositar los escombros y verdes. En su mayoría, eran viejas canteras que se rellenaron y de devolvieron a sus dueños ya compactadas y niveladas.

Dos están en Calle 144, entre la 34 y la Pedro Patat -uno se incendió en 2017 y el fuego llegó muy cerca de una vivienda- y ahora serán restituidos.

Pese a la remediación de viejos basurales a cielo abierto, la Municipalidad sigue encontrando sitios de la zona rural Sur donde aparecen residuos en banquinas o acequias.

Durante el mes de mayo se detectó a dos vecinos en sus vehículos descargando basura en lugares indebidos 

“Cada vez que encontramos basurales tenemos que modificar todo el sistema de recolección, destinar máquinas y personas a la limpieza de una banquina rural o de algún espacio público”, indicó el secretario de Servicios Públicos, Martín Rizzi.

25-06-2021

Te puede interesar