“Del dolor, a la esperanza”.

Sociedad 10 de junio de 2021
Es el título del libro que acaba de presentar la Lic. Ana María Marino, con las experiencias de 25 años de trabajo con la Fundación para la Ablación y el Trasplante.

Jesús María. La Lic. Ana María Marino lanzó su libro “Del dolor, a la esperanza. Transitar por la vida de la evolución y la consciencia”.

Refleja 25 años de labor ininterrumpida en la concientización y difusión de conceptos para el entendimiento de la Donación de Organos y Tejidos para el Trasplante.

Dice Ana María: “Trabajamos, mi esposo y yo, en un compromiso asumido para que haya menos pacientes en lista de espera. En los inicios, tuvimos que picar piedra para cimentar el camino que hoy observamos con una conciencia social más abierta para la Donación. Los avances científicos en todo este tiempo nos acompañaron para acercarnos con más garantías a la gente, la cual, felizmente, sabe responder con solidaridad por el bienestar social”.

Las acciones narradas en el libro acerca de las tareas emprendidas les permitieron hallar la virtud solidaria de muchas personas que los ayudaron. 

“Las ausencias de los seres queridos naturalmente afectan y causan un gran dolor. Hay que facilitar esta vivencia, porque al dolor no se lo explica, se está al lado de quien sufre. De eso se trata, de la aceptación y a veces del perdón y de existir en y con mucha paz. Aprender y ayudar a salir es tarea de todos”, concluye la autora.

El libro tiene 427 páginas y fue declarado de Interés Municipal por el Concejo Deliberante de Jesús María.

Con lo recaudado en la venta de este libro comprarán plantas de Ginkgo Biloba, también conocido como “El árbol de la vida”. Esta especie fue elegida por la Fundación para plantar en el Paseo Donante. Su historia es muy particular: en Hiroshima, luego de la explosión de la bomba atómica, rebrotó un retoño de esta planta en símbolo del renacimiento, en “portador de esperanza”.

Es esperanza con que cierra su libro Ana María: “Son 25 años de historia, con evocaciones que anidan en mi memoria y en mi alma y que mantienen la calidez de mi corazón, recordando campañas solidarias del pasado y que creí útil compartirlas llena de esperanza y con la ilusión construir un camino hacia el futuro y una Lista de Espera cada vez con menor cantidad de pacientes. Mientras el vivir aquí y ahora con FUNDAYT Jesús María  nos sostiene  a seguir concientizando por la Donación de Organos”. 

10-06-2021

Te puede interesar