Tronco Pozo: dos robos ponen en duda la eficiencia de la posta, las cámaras y el patrullaje.

Seguridad 04 de marzo de 2021
Los vecinos del barrio rural caroyense pidieron explicaciones al Comisario Ibarra y al intendente Gustavo Brandán por la inseguridad. “Desconfiamos de la institución policial por todo lo que nos pasó en los últimos años”, dijeron.

Colonia Caroya. Dos robos ocurridos durante el mes de febrero en Tronco Pozo desnudaron varias situaciones que obligaron a una reunión con el Comisario y el Intendente.

Los hechos no fueron casualidad: tanto a la familia Abregó Zuliani como a la de Gustavo Prosdócimo, presidente del Club Unión, les robaron por cuarta vez.

A los primeros les llevaron dos televisores tras romper la puerta trasera.

“Todas mis inversiones de los últimos años fueron para que no me roben”, dijo Daniel Abregó.

El hombre es encargado de la Panadería Italia en Jesús María, donde también entraron ladrones el pasado 27 de febrero. 

A Prosdócimo le revolvieron cada rincón de la casa durante el domingo 21. Cargaron el botín en el Chevrolet Prisma que estaba en el garaje y desaparecieron. Aún no hay un solo rastro del vehículo.

Tras ese episodio se empezaron a “ventilar” varias situaciones reales y algunas hipótesis. La principal es que hay un “entregador” que marca las viviendas sin moradores.

“Estamos más vigilados por los ladrones que por la Policía”, sintetizaron en la reunión con el Comisario Pedro Ibarra y el Intendente Gustavo Brandán.

También quedó en evidencia que la cámara de seguridad ubicada frente al club de Tronco Pozo, sobre la calle Pedro Patat, donde está la posta policial… ¡no funciona!

La torre debería estar dos o tres metros más alta para que no haya interferencia en las imágenes que deberían llegar a la Central de Monitoreo. 

¿Desde cuándo no anda? Nadie tiene la precisión. La cámara tampoco graba. ¿Lo sabían los delincuentes que decidieron desvalijar una casa a 300 metros del “domo”?

La posta policial, que funcionó muy bien durante la cuarentena dura de la pandemia, ahora se encuentra en un dilema. 

Solamente hay un efectivo policial, pero sin movilidad para acudir si pasa algo. 

Los vecinos piden que ese puesto esté más cerca de la Ruta 9. “Donde está ahora no sirve porque cualquiera puede esquivar el control por los lotes”, agregaron.

Luego preguntaron dónde están las dos motos que el Ministerio de Seguridad de la Provincia asignó para el patrullaje en la zona rural.

En tal sentido, Brandán fue tajante con el Comisario: “Las motos son para Tronco Pozo, es un derecho del centro vecinal que las gestionó. No pueden reasignarse a otros lugares”.

En casi toda la reunión, los habitantes del barrio plantearon la desconfianza que existe de la comunidad hacia la institución policial, a tal punto de no querer hacer denuncias por temor a represalias.

Un vecino contó su experiencia: “Una vez nos reunimos cuatro comisarios y cinco vecinos. Puse el pellejo para mostrarles dónde estaban los delincuentes. A la noche siguiente me apedrearon la casa. Ustedes me entregaron. Después asaltaron a mi hijo y le pusieron una pistola a mi nieto. ¡No nos traten de estúpidos!”. 

Ibarra mencionó que por la pandemia se redujo el número de policías activos y que ni el año anterior ni éste habrá nuevas incorporaciones debido a la mayor duración de la formación de los agentes.

04-03-2021

Te puede interesar