Jesús María prepara un nuevo Código de Edificación para este año.

Urbanismo 12 de febrero de 2021
El intendente Luis Picat presidió el acto en el que se presentó el plan ante las instituciones más importantes de la ciudad. Algunos de los lineamientos que transcendieron prevén edificios de hasta 12 pisos en el centro, respetando el corazón de manzana.

Jesús María. El Código de Edificación actual tiene 27 años y sufrió medio centenar de modificaciones en ese lapso.

Los primeros trabajos de adaptación a la realidad de la ciudad fueron durante el gobierno de Marcelino Gatica, hace diez años, cuando se convocó a los profesionales de la construcción a trabajar en propuesta a mediano y largo plazo.

Desde entonces, las reuniones no cesaron, ya en el marco del Consejo Consultivo que prevé la ordenanza vigente al respecto. Siempre, estos aportes fueron ad honorem.

A partir del lanzamiento de Jesús María Proyecta se volvió a intensificar el tratamiento del tema pero, pese a la insistencia del entonces secretario de Gobierno, César Seculini, no adquirió estado legislativo.

Desde su asunción, Luis Picat está pidiendo que no se dilate más la presentación de un proyecto definitivo en el Concejo Deliberante. Una de las impulsoras del mismo es la Arq. Paola Fantini, concejal oficialista que, como profesional, integró todas las comisiones que abordaron el análisis del Código.

Para pasar en limpio el trabajo realizado por los profesionales locales y hacer los aportes académicos necesarios, la Municipalidad contrató a las urbanistas Leticia Gómez y Pía Monguillot.

La convicción de que una ciudad en pleno crecimiento necesita una planificación acorde impulsa a las autoridades y técnicos que esbozan el proyecto presentado esta semana ante concejales e instituciones intermedias, como el Centro Comercial e Industrial, la Cooperativa de Servicios Públicos, la Sociedad Rural, grupos inmobiliarios y profesionales de la construcción.

“Creemos que está bastante estudiado el tema”, sostiene Paola Fantini. 

Las arquitectas Gómez y Monguillot explicaron el contenido del plan.

En principio, la ciudad tendrá tres grandes áreas: el centro, el pericentro y la periferia.

En cada una de ellas se permitirá construir edificios de distinta altura y características. Por ejemplo, en el centro podrán tener hasta 12 pisos, pero se exigirá dejar libres los corazones de manzana para que esos espacios verdes mejoren la ventilación y circulación del aire. También se evitarían las medianeras.

Esta zona va desde la calle Salta hasta la España, entre Doménico Zípoli-Mauricio Yadarola y Cleto Peña-Bv. Eusebio Agüero y los principales accesos a la ciudad: Bv. Ausebio Agüero, Ameghino y Av. Juan B. Justo.

“Una de las ideas es que la gente vuelva a optar por vivir en el centro, que después de cierto horario queda como muerto”, anticipa la Arq. Fantini.

En el pericentro, los volúmenes serán más bajos y no se jugará con el corazón de manzana. Incluye prácticamente toda la actual ciudad, al Oeste de la Ruta Nacional 9.

En los barrios, pese a que están bastante consolidados, se analizan los tamaños de los lotes y la cantidad de unidades habitacionales a construir por lote.

Los lugares hacia donde está creciendo la ciudad son lo que mejor pudieron ordenarse.

De todas maneras, a quienes ya tienen en marcha desarrollos con la actual normativa se les respetará lo aprobado.

El proyecto también incluye, además, la planificación de la red vial urbana, ciclovías y espacios verdes y la preservación de bienes patrimoniales. 

En lo que queda de febrero, serán convocados representantes de centros vecinales y desarrollistas para interiorizarlos sobre los cambios propuestos.

“Es un Proyecto de Nuevo Código Urbano para la Ciudad, adecuando los instrumentos normativos vigentes a las nuevas dinámicas urbanas y necesidades de la ciudad y de los ciudadanos. 

El Código de Edificación vigente de la ciudad data del año 1994. La idea es impulsar la actualización integral de la legislación urbanística, con el fin de promover a una ciudad habitable y cohesionada, en convivencia con el soporte natural y de infraestructuras, estableciendo políticas de renovación y transformación urbana compatibles con la preservación y valorización del patrimonio ambiental, urbano y arquitectónico de Jesús María.

El proyecto es el resultado de un trabajo colaborativo, desarrollado con participación de las áreas técnicas del municipio y el Consejo Consultivo de la ciudad, integrado por las principales instituciones vinculadas a la problemática de la construcción. Además, se contó con el asesoramiento técnico de especialistas en materia de Planificación Urbana y Territorial.

El trabajo realizado comprende el ordenamiento jurídico de la legislación vigente, sus ordenanzas modificatorias y complementarias, la modificación de los perfiles edilicios y el reordenamiento urbano del plano de zonificación de la ciudad, definiendo nuevos parámetros e indicadores para regular la construcción de la ciudad y la distribuciones de las actividades, e incorpora nuevos elementos urbanos”.

Arq. Paola Fantini

 12-02-2021

Te puede interesar