Las municipalidades acompañan a las escuelas previo al retorno de las clases.

Sociedad 05 de febrero de 2021
Han tomado contacto con autoridades escolares para coordinar tareas de mantenimiento y logística. La mayoría de las escuelas no presenta problemas, pero hay dos que no arrancarán en sus edificios.

Jesús María - Colonia Caroya. La cuenta regresiva para el comienzo del ciclo lectivo 2021 ha comenzado.

Si bien el ciclo lectivo comenzará en Córdoba el 1 de marzo para la mayoría de los estudiantes, las aulas se abrirán el 19 de febrero para quienes deban terminar el último Grado de la Primaria y Sexto Año de la Secundaria y los docentes deben volver a trabajar el 17 de febrero.

Las municipalidades de Jesús María y Colonia Caroya tomaron contacto con directivos y docentes de las escuelas públicas para coordinar la logística y las necesidades que surgirán para aplicar protocolos de prevención frente al COVID.

Las escuelas primarias de ambas ciudades no presentan mayores inconvenientes. Las ubicadas en zonas semirurales -Puesto Viejo, Tronco Pozo y Los Chañares- tienen espacios amplios donde dar clases y su matrícula les permite hacerlo en la modalidad que propone el Gobierno de la Provincia. El inconveniente en algunas de ellas es la falta de docentes de varios grados que, durante la pandemia, estuvieron a cargo de las directoras. Con presencialidad, ese problema debiera ser solucionado de inmediato.

En las escuelas urbanas de ambas ciudades el panorama es similar: las condiciones edilicias permitirían el arranque de actividades en la nueva normalidad.

En las Secundarias, la mayoría de los colegios tienen edificios con espacios que les permitirán alternar entre la virtualidad y la presencialidad.

El personal municipal limpia sus tanques de agua y hace desinfecciones y reparaciones menores.

A Jesús María, la Provincia le depositó la semana pasada los fondos para mantenimiento de las escuelas correspondientes a marzo y abril de 2020 y con ellos debe comprar los kits sanitizantes que se proveerán a cada establecimiento educativo.  

 

Sin edificios.

El IPET 412, la escuela técnica que funciona donde era el Supermercado La Caroyense, y la Escuela Proa todavía no tienen sus edificios terminados.

El IPET 412 arrancará la actividad de Primer Año y Cuarto Año en el Club Juventud Agraria Colón. Actualmente, no cuenta con aulas adecuadas a los protocolos por COVID. Un detalle: sus ventanas tienen vidrios fijos.

Su nuevo edificio, en la manzana delimitada por las calles 21 y 22, entre 41 y 40, tiene un avance del 85 por ciento y le faltan detalles.

En un predio de 1 Ha, tiene 3 mil metros cuadrados cubiertos y un patio de 7 mil metros cuadrados.

Sin embargo, la empresa que lo construye está renegociando precios con la Provincia, ya que el presupuesto aprobado quedó desactualizado por la inflación. El Gobierno de Córdoba dice que la empresa se demoró más de lo previsto y por eso no le alcanzaron los fondos asignados y la empresa sostiene que la pandemia no le permitió cumplir con el plazo de ejecución.

A pocas cuadras se construye la escuela PROA, de  2.500 metros cuadrados  cubiertos. La obra también está parada. La hace una empresa española y por el desfasaje del dólar desde que se adjudicó hasta hoy, la renegociación parece inevitable.

Sus alumnos empezarán el ciclo lectivo 2021 en las instalaciones de los Padres Pasionistas, en el Lote XI. La escuela Proa tiene dos divisiones de Primer Año, dos de Segundo Año y una de Tercer Año, con matrícula acotada, por lo que la organización es más sencilla.

Estos dos colegios integran lo que se ha denominado el “Polo Educativo Caroyense”.

El miércoles visitaron estas obras los ministros de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y de la Provincia, Walter Grahovac. Es de esperar que de la recorrida surja algún “auxilio” económico para finalizar lo poco que les falta.

En Jesús María, el IPETyM 69 es el más complicado porque tiene un edificio muy antiguo que requiere arreglos de manera permanente.

 

Lucha contra la deserción.

La Municipalidad de Jesús María inició un trabajo tendiente a identificar y convocar a los alumnos desvinculados de los colegios a los que asistían.

El IPEM 262 y el IPEM 361 tienen asignados tutores para que los preparen, desde esta semana, en los contenidos que les falta aprobar. En ellos hay 45 adolescentes en estas condiciones. 

El IPEM 294 no está incluido en este programa provincial, pero la Municipalidad ha planificado estrategias para evitar la deserción.

En total, en la ciudad hay unos 150 chicos y chicas que se atrasaron mucho durante la pandemia y muchos anticiparon que dejarían de estudiar.

Otra tarea en marcha en Jesús María es el apoyo escolar, que se terminará de coordinar cuando los establecimientos estén en marcha.

 

Paicor y vacunas.

Para los alumnos que asisten a las tutorías, Paicor ha previsto la merienda. Empezarán a recibirla a partir del lunes.

En cambio, para el resto de año es altamente improbable que regresen los comedores y el programa provincial continuaría con la modalidad de entrega de módulos.

En cuanto a la vacunación a docentes, el jueves comenzó en el Hospital Regional Vicente Agüero.

Las municipalidades recibieron el listado de docentes -mayores de 60 años- que debían inmunizarse primero.

En Colonia Caroya les harán testeos de COVID-19 a todos los docentes de la ciudad, a partir del 17 de febrero. Serán de carácter voluntario.

A pesar de los trabajos realizados por los gobiernos locales, la sensación general es que la improvisación supera a la planificación en todos los órdenes.

05-02-2021

Te puede interesar