¿Cómo funcionan las escuelas de la zona?

Locales 26 de marzo de 2020
Las herramientas tecnológicas son tan variadas como la situación social de los alumnos. Frente al aislamiento, los métodos son distintos, pero todos reciben sus tareas.
Haciendo la tarea

Toda la zona. La pandemia obligó a docentes, alumnos y padres a incorporar nuevas herramientas tecnológicas que, aunque estaban disponibles, no siempre eran usadas.

Una de ellas es Classroom, de Google, una plataforma que está usando el C.E. Cnel. Pascual Pringles, de Sinsacate. Algunos alumnos la usan en computadoras y otros en el teléfono, porque tiene una aplicación. Allí encuentran las consignas de toda la semana.

En otros casos, sumaron nuevos recursos que les permiten dar clases. Por ejemplo, la escuela Ntra. Sra. del Huerto usa material multimedia producido por Editorial Estrada, cuyos manuales fueron elegidos, mayoritariamente, por el cuerpo docente. En este establecimiento, las maestras usan mucho el correo electrónico con fotografías

Esta escuela también tiene una página institucional, de donde pueden bajar el material los alumnos -y padres- que prefieren tener el material impreso.

La mayoría de las escuelas primarias formó grupos de WhatsApp a través de los cuales los alumnos reciben la tarea que deben realizar cada día.

Algunos establecimientos ya tenían formados grupos con padres representantes de cada Grado. Ahora se ampliaron, incorporaron a las docentes y, a través de los mismos, envían la “tarea para el hogar” que es mayor a la habitual: mandan contenidos que darían en el aula más “los deberes”.

Google Classroom


En todas las escuelas públicas hay un pequeño grupo de familias que no dispone de la tecnología empleada. A ellos les hacen llegar fotocopias del material usado. En esta tarea han sumado algunos dispensarios y, muchos de estos chicos, reciben lo que deben hacer cuando van a buscar el módulo de PAICOR.

La principal limitación es la incorporación de nuevos contenidos, sobre todo en el Primer Ciclo. El resto de los alumnos tiene muchas clases de repaso y las áreas que pueden hacerlo, como Ciencias, dan nuevos temas: casi todos los docentes lo hacen con clases filmadas o material de la página web provincial La Escuela en tu Casa, donde incluyen material de los canales Encuentro y Paka Paka.

Otro problema es la evaluación. Están los que intentan hacerla por mail y los que piden fotografías o videos de cómo resolvieron los desafíos que les propusieron. La duda es siempre la misma: ¿cuánto ayudaron mamá, papá o hermanos mayores? Aún así, pueden ir teniendo pistas de que el proceso enseñanza-aprendizaje al menos está en marcha.

Las escuelas con población escolar socialmente más homogénea resuelven más fácilmente los inconvenientes que plantea la cuarentena. En cambio, las semirurales o rurales tienen más dificultades. En Colonia Caroya hay una buena cantidad de alumnos cuyos papás no están en condiciones de ayudarlos. Inclusive, algunos son analfabetos. En Jesús María también hay casos similares, pero son muchos menos.

En general, todos los docentes envían material, aún los de ramos especiales: música, educación plástica y tecnología, educación física. Sus consignas son más lúdicas, pero aportan a que los niños estén ocupados en estos días de aislamiento. Hay maestros de música que les piden que armen instrumentos reciclando elementos que hay en todas las casas, docentes de plástica que envían trabajos a realizar con distintas técnicas y maestros de Educación Física que les dan rutinas que pueden ser hechas en el hogar y junto a los padres. Algunas escuelas, inclusive, les han pedido a estos docentes que aumenten las tareas los días feriados.

En todas las comunidades educativas hay alumnos integrados. Ellos trabajan con sus maestras, que reciben de la docente de cada Grado lo que deben enseñar.

Así, la escuela enfrenta el aislamiento. Lo que no podrá suplir con la tecnología es su rol socializador.

26-03-2020

Te puede interesar