Martín Viberti se muestra optimista si se toma al coronavirus “con respeto”.

COVID-19 19 de marzo de 2020
El hijo de Sebastián Viberti, destacado deportista de Jesús María, es entrenador en Málaga. Allí, “si te encuentran haciendo gimnasia en la calle, son 500 euros y si te sorprenden de paseo, 350 euros”.
Martín Viberti

Málaga. Nacido en 1972, en Málaga, cuando su padre brillaba en el mítico estadio La Rosaleda, Martín Viberti se crió en España y en Córdoba, donde se formó como director técnico y fue periodista especializado en fútbol.

Su padre, Sebastián Viberti, empezó en la Liga Regional Colón y fue ídolo de Huracán y en la península ibérica. También fue entrenador de Belgrano y Talleres. Personaje público de Córdoba, fue Secretario de Deportes y Director del Paicor.

Martín Viberti, miembro de la secretaría técnica del Málaga Club de Fútbol, de la segunda división de España, considera que hay motivos para ser “optimistas” sobre la evolución de la pandemia porque “con el Coronavirus acá las cosas son claras, la gente se lo toma con respeto y responsabilidad y así la prevención está funcionando”.

”Al principio la gente no se lo tomaba demasiado en serio, tampoco se lo tomaban en serio los gobernantes y por eso las medidas de prevención demoraron un par de semanas; pero cuando el Estado las decidió, la respuesta fue buena y es buena, sin entrar en pánico, ni mucho menos”, refirió Viberti.

En tren de dar ejemplos concretos, el director técnico argentino describió a Málaga, la sexta ciudad más poblada del territorio español, como a “una ciudad despoblada, sin un alma en las calles, o pocas, que además cuando son registradas por las autoridades tienen la obligación de explicar qué están haciendo ahí.

Hace un rato salí a una farmacia y no me crucé con otras personas ni en el camino de ida ni en el de vuelta. Me impresionó, pero es lo que corresponde en estas circunstancias”.

”Acá las reglas son claras y se cumplen, pero si no se cumplen, si no las cumplís, agarráte; si te encuentran haciendo gimnasia en la calle, son 500 euros y si te sorprenden de paseo, 350 euros”, amplió.

”Acá no hay pánico, ni mucho menos, a lo sumo nerviosismo y gente que teme quedarse sin comida, pero es una minoría. Tampoco la situación es dramática: se cree que a medida que los días pasen, todo mejorará. Se suspendieron las clases, el fútbol, se cerraron los restoranes, los bares, los hoteles, se desautoriza circular por las calles porque sin circulación de las personas el virus tampoco circula y eso, llegado el caso, facilitará que resista un sistema de sanidad que en general en Málaga es bueno, bien equipado y preparado para la emergencia de una oleada de infectados”, añadió Viberti, radicado en la ciudad andaluza de marras en compañía de su esposa.

”Todos los empleados del club trabajamos desde casa y, de hecho, el plantel profesional ni se entrena; el club está cerrado; cada jugador hace tareas físicas en sus hogares con planes que les dieron sus preparadores físicos”, añadió.

19-03-2020

Te puede interesar