Para el INA, el loteo “Pedanía del Río Manso” es erosionable e inundable.

Urbanismo 28 de septiembre de 2018
El Instituto Nacional del Agua hizo un informe sobre el río Carnero donde está el polémico proyecto de urbanización. Descubrieron que los propietarios modificaron el cauce para proteger los terrenos a vender.
Loteo en Los Molles

Colonia Caroya. El Instituto Nacional del Agua (INA) realizó un completo estudio del río Carnero en el sector de su nacimiento, lugar donde se pretende realizar el mega barrio “Pedanía de Río Manso”.

En la unión de los ríos La Granja y San Cristóbal, 7 Km al Oeste de B° Sierras y Parque, se encuentra un campo que hace siete décadas se subdividió para crear, en aquel momento, un nuevo pueblo.

Hoy, el propietario cuenta con los registros catastrales de cada uno de los más de mil sitios de 300 m2 y los está ofreciendo por Facebook, prometiendo una urbanización “con acceso a las playas del río Carnero”.

Brandán reiteró en varias oportunidades que allí no existe ninguna autorización para llevar servicios y que los potenciales compradores se informen previamente.

El emprendedor ya demarcó las calles y hasta desmontó árboles dentro del campo para avanzar con el proyecto inmobiliario.

Hace más de un año, el dueño, Miguel Ángel Martínez, aseguró que en Catastro Provincial esa zona aparece como “residencial” y que no se puede negar el derecho de más de 120 propietarios que ya adquirieron su inmueble y que requieren energía y agua.

Como está dentro del ejido de Colonia Caroya, los ediles son quienes tienen la última palabra.

 

Un estudio que previene.

Antes de tomar cualquier decisión, la Municipalidad encargó un trabajo sobre el cauce del río en ese sector.

Estuvo a cargo de Osvaldo Barbeito, Ana Rydzewski, Silvio Ambrosino, Mauro Lanfranco, David Moya y Sofía Paná. Son los mismos que estudiaron el río Guanusacate después de las crecidas del año 2015.

Los técnicos del INA analizaron el comportamiento histórico del río en las márgenes donde está el polémico loteo.

El informe es contundente: es erosionable e inundable en gran parte del territorio previsto de urbanizar.

Con sólo revisar las vistas aéreas históricas del lugar, se encuentra un sector donde alguna vez hubo desbordes hacia el campo en cuestión.

Además, en el estudio se detecta que todos los desagües pluviales de los campos adyacentes atraviesan el loteo hasta encontrar la cárcava que llega al cauce del río.

Todo quedó plasmado en un mapa de escorrentías internas y posibles erosiones para que las autoridades usen la información antes de autorizar algo.

Consideró como elevada amenaza el sector más próximo al río donde, incluso, descubrieron -por imágenes satelitales- que los dueños rellenaron parte de una de las márgenes erosionadas para salvar los terrenos “vendibles”, “a orillas de la playa” que no existe.

También, en un sobrevuelo con un drone vieron que han desmontado casi 300 metros a orillas del río Carnero, por lo que la tierra se vuelve más vulnerable ante una posible crecida.

El debate ahora irá al Consejo de Planificación y al Concejo Deliberante.

28-09-2018