Vecinos de Malabrigo reclamaron en Córdoba por agua y energía.

Urbanismo 12 de julio de 2019
Quien dice ser poseedor de un terreno en Calle 128 se encadenó en la plaza San Martín. Hace 12 días lo había hecho frente a la Municipalidad de Colonia Caroya. Las autoridades locales aseguran que hay un litigio judicial por usurpación.
Protesta en Córdoba

Colonia Caroya. Un hombre que está vendiendo terrenos a familias de escasos recursos se encadenó dos veces, en reclamo al intendente Gustavo Brandán, porque no autoriza la provisión de los servicios de agua y energía eléctrica para quienes ya están viviendo en el lugar.

Se trata de un gran terreno ubicado en Calle 172 y 128, entre el predio de la Sociedad Rural de Jesús María y el del Destacamento Móvil 3 de Gendarmería Nacional.

El primer reclamo público fue hace un año, en la flamante Casa Municipal de B° Malabrigo.

En esa oportunidad, Brandán había advertido que se trataba de terrenos usurpados. Eran 15 las familias que exigían una solución.

El tema quedó silenciado hasta la semana previa a las Elecciones municipales. El lunes 1 de julio, Fernando Arrieta se encadenó al mástil de la Municipalidad.

¿Quién es Arrieta? Dice ser poseedor de esa fracción de tierra, la cual dividió y ofreció a la venta -dice que también regaló parcelas- a familias de escasos recursos.

Asegura que hay 29 hogares instalados en ese lugar, que no tienen ni luz ni agua potable.

En su protesta, comenzó a disparar declaraciones contra el Intendente, la Secretaria de Gobierno y un “puntero de Brandán en Malabrigo”, que es empleado municipal.

“Me dicen que hay un juicio de por medio; yo estoy denunciado, pero no vivo en esa parcela, vivo donde yo tengo la posesión; yo pude vender, pude cambiar, hay un abogado”, dijo.

Aseguró que fue a la Cooperativa de Servicios Públicos y al Ersep y que “todos dicen que es raro que la Municipalidad no autorice” la prestación de servicios.

La palabra oficial.
Brandán fue contundente: “Nosotros damos agua y luz siempre que demuestren que tienen la propiedad y no haya una demanda por usurpación. En este caso hay un particular que denunció que le han usurpado esos terrenos. No vamos a dar ninguna autorización violando la ley, por más que quieran amenazarme”.

“Si es de él el terreno, que traiga la Escritura; si la presenta, damos el servicio”, agregó.

La secretaria de Gobierno, Paola Nanini, mencionó que los familiares de Arrieta viven cerca de ese terreno.

“Él sabía que los verdaderos propietarios no venían a menudo y nos confesó que tomó estos lugares y los empezó a regalar, cambiar o vender; trajo más gente y nos pidió conexión de agua y luz; hay gente de todos lados; estos terrenos tienen dueño, entonces es la Justicia la que determina si a este hombre le corresponde algún derecho”.

La Municipalidad aportaría como prueba un contrato de compra-venta en el que un hombre le compró a Arrieta un terreno por 200 mil pesos. “Que la Justicie investigue si eso es una estafa”, confió una fuente consultada.

Esta semana, sorprendió encadenándose en la plaza San Martín, de Córdoba, con carteles en los que denunciaba que Brandán “vende terrenos fiscales”, haciendo referencia al Plan Terra Nostra y a Puerto Caroya.

12-07-2019

Boletín de noticias