diarioeldespertador.com.ar diarioeldespertador.com.ar

“Luchar políticamenteno quiere decir partidariamente”

Lo sostuvo el pensador Santiago Kovadloff, quien fue invitado por la Sociedad Rural de Jesús María a hablar sobre el porvenir de la esperanza cívica.

Política 26 de agosto de 2022
Kovadloff en la SRJM

Jesús María. El ensayista, poeta, traductor de literatura de lengua portuguesa y autor de relatos para niños Santiago Kovadloff fue invitado por la Sociedad Rural local a una jornada sobre participación de los sectores productivos en la política.

Su charla fue “¿Tiene porvenir la esperanza cívica?”

Kovadloff alternó momentos magistrales con párrafos prácticamente de barricada…  civilizada, por cierto. Pero dejó interesantes conceptos.

Este pensador, muy identificado con Ricardo López Murphy y los sectores más duros de Juntos por el Cambio, sostuvo que “el riesgo que corremos en Argentina es que la siembra de ausencia se prolongue de la mano de los perversos que hicieron de la política un prostíbulo. En consecuencia, tenemos que reaccionar desde la educación, desde la ley, desde la convicción profunda que si la dignidad no alimenta nuestra conducta nos habremos sobrevivido, pero no estaremos realmente vivos”.

Claro que para llegar a esa conclusión hizo un repaso por conceptos que considera indispensables para lograrlo.

Para Kovadloff, “si lo sectorial prepondera sobre lo social estamos en un país feudal, donde lo que reina son los fragmentos, los pedazos (...) Cada uno tiene un pedazo de realidad representada por el sector corporativo en el que está, pero no hay unidad de conjunto”.

“La vida privada es la de cada uno; la vida pública es la de todos; pero si no hay interacción entre lo público y lo privado, lo privado se convierte en individualismo y lo público es delegado al poder político sin intervención de responsabilidad cívica de nuestra parte”, añadió más adelante. 

Por eso considera necesaria la contemporaneidad, a la que definió como “la capacidad de asumir como propios los problemas de nuestra época, los de mi sector integrados a los del país. Para eso falta educación”. 

En un escenario de desencanto generalizado, dijo que “pesimistas y optimistas prescinden de la posibilidad de construir”. Unos porque creen que algún día va a cambiar la situación y otros porque dicen que nunca cambiará.

En cambio, reivindicó al “esperanzado”, a quien “ve que allí donde el panorama de la realidad parece homogéneo, inamovible, hay matices que anuncian posibilidades de transformación” mediante el trabajo y que tal vez, sólo tal vez, se pueda alcanzar el objetivo que se quiere.

“Quien trabaja se reconoce como sujeto en lo que hace y es porque trabaja que puede ser alguien; y no sólo trabaja para producir cosas, sino para crear identidad”, describió.

“Hay riesgo en la aventura de construir ciudadanía”, sintetizó.

“La ciudadanía tiene como rasgo distintivo la posibilidad de pensar, discutir y consensuar, eventualmente, lo que debe hacerse, pero no subordinarse con una actitud de servidumbre a lo que se impone desde arriba. (...) La ciudadanía es una tarea de liberación”, amplió.

 

La lucha política.

En este contexto, “luchar políticamente no quiere decir partidariamente; significa generar una noción de lo político cuyo rasgo distintivo es la creación de un centro político donde converjan las diferencias, centro político que se llama bien común”, un repertorio de valores “donde la posibilidad de disentir cede a la convicción de que se comparten bienes”.

Sentenció que la política es “un concepto de la convivencia, es un concepto de la disidencia, es un concepto del desarrollo y es un concepto de la ley”.

Una de sus afirmaciones más interesantes fue que la centroizquierda y la centroderecha comparten la idea de centro: “Lo que tienen de distinto también implica lo que tienen en común. El eje, la columna vertebral es la Constitución Nacional”.

“Mientras defiendan la idea del centro, las diferencias van a ser fecundas, van a ayudar a matizar políticas de uno u otro sector”. Fue su párrafo más feliz y constructivo en la alocución que Juan Pablo Rustán, integrante de la Sociedad Rural de Jesús María, presentó como “un acto de instrucción cívica”.

26-08-2022

Te puede interesar

Alberto Fernández

El feriado nacional tiene adhesiones dispares.

Política 02 de septiembre de 2022

Las dependencias públicas están cerradas, no hay clases y está resentido el transporte público. La única municipalidad abierta es la de Colonia Caroya, aunque sin algunos servicios. La Expo Rural continúa normalmente.

Síntesis del día