Detectan 2-4D en viñedos y la Provincia busca identificar el problema.

Agro 22 de septiembre de 2021 Por Ariel Roggio
En una reunión con algunos productores vitivinícolas confirmó que se encontraron derivas del agroquímico en vides de Colonia Caroya. El Ministerio de Agricultura y Ganadería empieza a implementar la receta fitosanitaria digital.

Colonia Caroya. La confirmación por parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia sobre la presencia de 2-4D en los viñedos caroyenses vuelve a poner en alerta a los productores locales.

En la mañana del miércoles, en una reunión de la que participaron varios vitivinícolas, las autoridades municipales y los responsables de Control y Fiscalización de la cartera provincial, confirmaron que en muestras tomadas en el mes de marzo en una finca de Tronco Pozo detectaron restos del herbicida hormonal en las hojas de las vides, aunque no se precisó si es formulación Ester o Salamina -una está prohibida y la otra no-. 

La noticia confirma la presunción de productores y enólogos: las plantas están afectadas por la deriva de las fumigaciones en campos aledaños, pero también permite levantar el pedido para atacar el problema en este momento del año y no cuando se cosecha la uva.

El reclamo del sector vitivinícola lleva más de 10 años. Todas las temporadas, en viñedos de la zona rural o en las parras de las viviendas de la zona urbana se evidencian daños en las hojas.

“Lo que se pide ahora es investigar cuál es el origen de esa deriva, si está en el aire, si el suelo acumula los residuos de esos agroquímicos, o es por las escorrentías; lo que manifiestan los productores es que, después de una lluvia, es como si bajara el efecto que luego se ve en las plantas”, dijo el subsecretario de Ambiente de la Municipalidad, Ing. Agr. Eduardo Angulo.

Para el enólogo Santiago Lauret, el agroquímico prohibido se está aplicando fuera del ejido de Colonia Caroya y las consecuencias en los viñedos “son impresionantes”.

“Es muy notable el envejecimiento prematuro de las plantas y la merma en el rendimiento; a una vid intoxicada le lleva tres años recuperarse y si esto afecta a las plantas, también queremos que nos expliquen si esto afecta a las personas y que intervenga el Ministerio de Salud”, mencionó. 

 

Tecnología a disposición de la producción.

Después de analizar la detección del 2-4D en viñedos caroyenses, la Secretaría de Control y Fiscalización del Ministerio presentó el nuevo sistema de emisión de recetas fitosanitarias, que ahora será 100 por ciento virtual y de mayor precisión en los datos.

En el sistema de geo-referenciamiento, una plantación de viñedos tiene el mismo concepto de una escuela rural: es área sensible.

Por eso, al cargar los datos y el polígono donde el productor anticipa una pulverización, el mapa advertirá qué tan cerca está de las vides.

“Necesitamos más tecnología para un control satelital; las máquinas ya deberían venir con esos sistemas que frenen la aplicación si las condiciones no lo permiten”, agregó Angulo.

El otro problema es la escases de ingenieros agrónomos dispuestos a firmar una receta fitosanitaria en la zona rural de Colonia Caroya.

Antes, la misma Municipalidad se encargaba del trámite. Ahora, de los cinco profesionales que lo hacían, “quedaron uno o dos” porque la complejidad del territorio caroyense llevó a que varios opten por no poner su firma en un escenario donde, posiblemente, surjan denuncias o conflictos entre los mismos vecinos.

22-09-2021

Te puede interesar