Cinco meses y más de 600 mil pesos para restaurar el Monumento al Inmigrante.

Urbanismo 23 de diciembre de 2020
Descuidada, arruinada y hasta deforme, la escultura será sometida a un trabajo histórico por dos jóvenes especialistas en recuperación de Patrimonio. La escultura fue inaugurada en 1978 y es la única que se hizo de un conjunto de tres.

Colonia Caroya. A mediados de diciembre comenzaron los trabajos de restauración y conservación histórica del Monumento al Inmigrante, una escultura emblemática para los caroyenses ubicada en una rotonda de Av. San Martín, entre las calles 80 y 84.

El proyecto fue presentado por la Lic. en Artes Visuales, especializada en Conservación del Patrimonio Cultural, Laura Peschiutta, con su compañera de equipo, Lic. Rocío Guardia. 

La escultura se encuentra deteriorada por el paso del tiempo y la corrosión de factores climáticos, por el vandalismo y las vibraciones tectónicas al estar expuesta en una ruta de importante circulación de vehículos pesados.

El monumento está en tan mal estado que las infinitas capas de pintura que le dieron en 40 años deformaron los rostros, manos y detalles de la obra original.

Esa situación provocó grandes grietas que darían la imagen de una escultura que en cualquier momento se parte en dos o tres pedazos, pero en realidad son aberturas por encima de la capa original, a la que deberán llegar.

Las jóvenes, que tienen experiencia de trabajo en el Teatro del Libertador de Córdoba, pasarán entre siete y ocho horas por día, durante los próximos cinco meses, subidas a andamios hasta lograr devolverle la forma al monumento.

Para la reparación estética y estructural, la Municipalidad destinará más de 600 mil pesos que serán abonados en cinco pagos.

 

Sobre la obra.

El Monumento al Inmigrante fue inaugurado el 15 de marzo de 1978, con motivo de cumplirse el centenario de la localidad.

La ubicación de la obra, al final de la Av. San Martín, fue un tema muy polémico, pero tiene un sentido: la intención del intendente de la época, Valentín Lauret, era colocar tres monumentos de los cuales el primero es éste; el segundo se había planificado para el cruce de la Ruta Nacional 9 y la Av. San Martín (ingreso a la ciudad); y el tercero estaría en la entrada de la Estancia de Caroya. Estos dos últimos monumentos nunca fueron ni siquiera encargados.

El Monumento al Inmigrante es una escultura de 3 metros de alto, realizada sobre una estructura de hierro, en cemento, amianto, mica y marmolina. El autor fue el escultor y pintor Alfredo Negrito.

El monumento se compone de dos figuras humanas -un hombre y una mujer- sobre una base de cemento revestida en piedra laja. 

Al pie de la pareja hay un baúl, el cual era el típico equipaje de los primeros inmigrantes. 

El hombre señala con su mano la tierra a la cual llegó luego de un largo viaje y a la cual le tocaría trabajar. 

La mujer, apoyada en el pecho del hombre busca protección ante lo desconocido. 

Las líneas de este monumento son muy simples, pero el mismo es muy caro a los sentimientos de los pobladores.

Fue declarado Monumento Histórico de Colonia Caroya el 25 de agosto de 2005 mediante la Ordenanza 1329/05.

En el año 2010 fue levantado y cercado: se armó una base de dos metros de alto para evitar que siguiera siendo blanco del vandalismo.

23-12-2020

Te puede interesar