La Provincia  mandó apenas 1,5 millón de pesos para mantener las escuelas.

Política 20 de noviembre de 2020
Este año le hizo sólo dos depósitos a la Municipalidad de Jesús María, en enero y febrero. Con esos fondos debieron atender las necesidades de mantenimiento de 15 edificios.
Municipalidad de Jesús María

Jesús María. La pandemia mantuvo a los establecimientos educativos públicos cerrados durante todo el año. No obstante, en sus edificios siempre surgen desperfectos -algunos más complejos que otros- que demandan una intervención del Estado provincial. 

En el año 2010, el Gobierno de Córdoba sancionó la Ley 9.835, sobre la creación del Fondo para la Descentralización del Mantenimiento de Edificios Escolares Provinciales (FODEMEEP).

Su objetivo es “garantizar los recursos necesarios para efectuar el mantenimiento preventivo y las reparaciones menores de los edificios escolares de propiedad provincial -o de propiedad privada arrendados por la Provincia para el funcionamiento de escuelas- de los diversos niveles de enseñanza”.

El artículo 3 de esa ley dice que la ejecución del FODEMEEP estará a cargo de los gobiernos municipales y comunales que, voluntariamente, adhieran a la misma y “los trabajos podrán ser realizados por administración o por medio de contratistas”.

En 2020, los únicos dos ingresos a la Municipalidad de Jesús María para cumplir estas metas fueron en enero (1.218.812 pesos) y en febrero (304.703 pesos). O sea, 1,5 millón de pesos para atender las necesidades de 15 edificios de los niveles Inicial, Primario, Medio y Terciario.

Esto a pesar que, por ley, el monto del FODEMEEP para cada Ejercicio fiscal no podrá ser inferior al 2,5 por ciento “del monto bruto de la masa de recursos coparticipables”.

En febrero, la Municipalidad modificó el procedimiento que se venía utilizando para realizar las obras solicitadas por los directivos de cada establecimiento educacional. Luis Picat y su equipo definieron que las haría el gobierno local a fin de no sumarle más trabajo a cada escuela.

En algunos establecimientos esta medida no fue bien recibida porque, muchas veces, “los arreglitos” eran hechos por algún papá que necesitaba trabajo y sabía hacerlos. Claro está, presentando la factura correspondiente.

En cambio, la nueva gestión de gobierno municipal respetó la forma de trabajo iniciada por administraciones anteriores con un par de escuelas, consistente en hacer las reparaciones en forma coordinada con la Cooperadora.

Muchas de las mejoras solicitadas fueron realizadas y otras esperan una respuesta provincial o fondos para ejecutarlas. Hasta ahora, se administró ese millón y medio de pesos recibido y se destinaron algunos fondos que sobraban del PAICOR, que también está descentralizado en los municipios y comunas y permite que si hay ahorro, el dinero se use para tener cocinas y comedores bien equipados y funcionando a pleno.

Si hubiera llegado todos los meses, el fondo disponible es de unos 400 mil pesos mensuales. Con el nivel de precios actual, es insuficiente. 

En estos meses, la Municipalidad también trató de transparentar las cuentas. El 20 de febrero rindió gastos por 1.218.531 pesos, correspondiente a trabajos del anterior gobierno, y en los próximos días hará lo propio con las tareas realizadas los primeros seis meses de este año.

En este tiempo abordó 12 pedidos ingresados desde el mes de febrero, que se hicieron a partir de julio por la pandemia. Seis están finalizados y seis más se encuentran en proceso.

En materiales y mano de obra, invirtió 825 mil pesos.

De todos modos, se perdió una oportunidad única de arreglar los edificios en un año de inactividad aúlica y una sequía sin precedentes. También de fondos públicos.

 

¿Qué falta hacer en las escuelas?

Desde el comienzo del año, en los establecimientos educativos surgieron nuevos incidentes.

En el IPEM 272, es necesario reparar la cobertura interna del techo del patio central y una grieta en los techos de la biblioteca y un pasillo. Le enviaron informe a Infraestructura de FODEMEEP para evaluar la situación.

En el IPEM 294, falta colocar vidrios y arreglar baños.

En el Instituto Superior Zarela Moyano de Toledo hay una grieta en la cisterna, con filtración de agua.

También esperan el gas natural en el IPEM 361 y la autorización y los fondos para demoler dos antiguas aulas en el C.E. Gral. Francisco A. Ortiz de Ocampo.

Con respecto a esta última, es curioso que no se intente preservar esa parte del edificio histórico, construida en el siglo XIX. Cabe recordar que fue la primera escuela pública de la ciudad y una amplia zona.

Los nuevos pedidos fueron elevados al Ministerio de Educación recién el 1 de octubre, porque las oficinas de FODEMEEP estuvieron cerradas hasta entonces.

Otras escuelas esperan una respuesta a sus reclamos a través del Plan Aurora. Está todo listo para su inicio, pero la Provincia no habilita fondos desde 2018.

Desde entonces esperan en un cajón los pedidos -y las promesas- para hacer: 

- Dos aulas y una galería de vinculación en el IPEM 272.

- Una sala en el C.E.N.I. Cap. De Frag. Pedro Giachino

- Un núcleo sanitario en el C.E. Gral. Francisco A. Ortiz de Ocampo – C.E. Dr. Francisco N. de Laprida

- Dos salas y galería de vinculación en el C.E. José Manuel Estrada.

 

DATOS CLAVES.

El FODEMEEP tiene una Comisión de Gestión que integran autoridades y funcionarios municipales junto a docentes. Al inicio de cada ciclo lectivo informa el estado de situación del programa y el abordaje del mismo y, trimestralmente, informa de los avances.

20-11-2020

Te puede interesar