A más restricciones, menos acatamiento y más contagios.

Locales 22 de octubre de 2020
Las medidas establecidas para el Departamento Colón provocaron el efecto contrario al esperado. Los funcionarios locales insisten en la poca eficacia de las decisiones bajadas desde Nación y Provincia.
Testeo rápido en JM

Toda la zona. Los números, las actitudes y los análisis de diferentes actores de la comunidad -funcionarios y comerciantes- demuestran que las restricciones impuestas por un Decreto Nacional en el Departamento Colón y otras cinco jurisdicciones de Córdoba no dieron el resultado esperado.

Contrariamente a lo que imaginaban las autoridades sanitarias de la provincia, la primera semana de nuevas medidas marcó nuevos récords de contagios y...  ventas.

El primer fin de semana posterior al anuncio del retroceso a una suerte de Fase 1 flexibilizada, los bares y restaurantes de  la micro región trabajaron mejor que nunca desde que empezó la pandemia.

Casi todos abrieron, pese a que debían estar cerrados. El movimiento de público fue continuo, aprovechanado el calor del sábado y domingo para “ir al centro a tomar algo”.

El Día de la Madre fue otra excusa para “no quedarse en casa”. 

Si bien las ventas fueron menores en comparación con 2019, muchos comercios pudieron hacer una “diferencia económica” para seguir subsistiendo.  

Así, parrillas, bares y restaurantes trabajaron muy bien: el sábado con grupos de amigos y el domingo con familias agasajando a mamá.

Los números ratifican que las sociedades de Jesús María, Colonia Caroya y Sinsacate no está dispuestas a cumplir con las restricciones comerciales, pese al riesgo de contagios masivos.

Casos vs restricción

De hecho, la primera semana de las nuevas medidas marcaron récords de casos y un aumento en la curva epidemiológica.

En Jesús María, los contagios subieron un 44 por ciento con respecto a la semana anterior, en la cual también había límites de horarios comerciales que los intendentes aceptaron a regañadientes. 

En la última semana de septiembre, la ciudad tenía 25 casos cada siete días. Ahora, pese a las restricciones, se quintuplicaron.

La tendencia al aumento de contagios se replicó en las localidades de Sierras Chicas que llevan casi cuatro semanas de “vuelta de Fase” para controlar los brotes. 

Se logró reducir el nivel de nuevos casos sólo a principios de octubre, pero en estos últimos días hubo una suba exponencial en las estadísticas. Pese a todo, les resultó: tienen menos casos que cuando no hubo restricciones horarias.

En todo el Departamento Colón, en la segunda semana del mes de octubre bajaron los casos con respecto a la primera, pero del 13 al 19 de octubre hubo una suba del 24 por ciento.

 

“Son fundamentales el uso de barbijo, el distanciamiento y el lavado de manos. Si fuésemos un país del primer mundo es posible que pudiéramos soportar una cuarentena más extensa, pero no lo somos y la economía también  nos mata, muy de a poco. No queda otra que buscar el equilibrio para que la pobreza tampoco siga creciendo. Las restricciones no son eficaces porque el 95 por ciento de las actividades está permitido. Sólo fueron eficaces en los momentos en que se vuelve a Fase 1, pero es imposible pensar en eso ahora por la situación económica en la que estamos”.

Luis Picat. Intendente de Jesús María. 

“En Colonia Caroya, las restricciones comerciales no han dado buen resultado. Lamentablemente, la situación económica no acompaña y la gente está preocupada por otras cuestiones. No hubo acatamiento, hubo circulación normal. De los 28 mil habitantes que tiene la ciudad, 25 mil están haciendo vida normal. No tiene sentido tomar medidas que nadie va a acatar. Cuando uno toma decisiones tiene que tener en cuenta todos los intereses y no buscar soluciones utópicas que no nos van a llevar a ningún lado”.

Paola Nanini. Secretaria de Gobierno de Colonia Caroya.

 

22-10-2020

Te puede interesar