Otro frente para Luis Picat: el Gremio de municipales quiere aumentos.

Política 04 de mayo de 2020
Por asambleas, está resentido el servicio de recolección de residuos. Los trabajadores reclaman el pago de los aumentos pactados antes de la pandemia.
basura acumulada edit
basura acumulada edit

Jesús María. El servicio de recolección de residuos está resentido por la realización de asambleas convocadas por el Sindicato de Trabajadores Municipales.

Las autoridades locales aseguran que el personal agremiado obstaculiza la salida de vehículos del obrador municipal, afectando al personal de Servicios Públicos y de Obras Públicas.

El gremio, por su parte, afirma que la interrupción de los servicios es por el acatamiento del personal a la asamblea, que exige el cumplimiento de un aumento del 27 por ciento pactado para el primer semestre de este año.

El Ejecutivo aseguró que aplicará todos los instrumentos legales para garantizar la prestación de los servicios esenciales, pero siguen resentidos.

La semana pasada, dirigentes gremiales se reunieron con Luis Picat y su secretario de Gobierno, Federico Zárate, y anticiparon que no estaban dispuestos a ceder ante la política de personal del Ejecutivo.

Las autoridades locales le garantizaron al personal municipal que cobraría el 100 por ciento de sus haberes, pero propuso dejar en suspenso el aumento acordado debido a la caída de ingresos que sufre la Municipalidad.

“Los gobiernos radicales siempre hacen el ajuste con los trabajadores; todos los intendentes de la UCR decretaron la emergencia económica y le metieron la mano al bolsillos al personal”, dijeron fuentes gremiales.

El Ejecutivo sostiene que la actividad económica en general se encuentra paralizada en más del 60 por ciento y afecta a miles de trabajadores y cuentapropistas: el comercio, el deporte, el arte, el turismo no tienen ingresos y, probablemente, no los tengan en los próximos 12 meses, al menos en los niveles de hasta antes de la pandemia.

En un comunicado oficial, la Intendencia “apela a la responsabilidad del Sindicato para permitir que los trabajadores municipales puedan garantizar los servicios mínimos durante esta crisis sanitaria, siendo solidarios con los vecinos que hoy se esfuerzan para mantener la ciudad limpia”.

Cabe recordar que el Concejo pretendía aprobar, en la ordenanza de Emergencia Económica, Financiera, Administrativa y Social, un artículo que facultaba al Departamento Ejecutivo a “reducir y/o suspender  la autorización de horas extras, el otorgamiento de adicionales no remunerativos y remunerativos generales, estén o no previstos en el Estatuto del Empleado Público Municipal; el pago de todo tipo de suplemento y/o bonificaciones al personal municipal de planta permanente y/o contratados”. Finalmente, fue del sacado del texto.

No obstante, facultó a Luis Picat a “disponer las reestructuraciones funcionales del personal municipal, traslados, cambios de dependencias o tareas, eliminación y/o suspensión de reemplazos interinos, modificación  de horarios ya sea mediante reducción o desdoblamiento de los mismos, y toda  otra medida que  juzgue conveniente para la mejor, eficaz y eficiente prestación  de los servicios  públicos municipales”.

04-05-2020

Te puede interesar