La difícil misión de encontrar a los viajeros.

Locales 18 de marzo de 2020
El primer municipio que suspendió eventos fue Colonia Caroya. Todo depende de la responsabilidad individual: a encerrarse en casa.
Móvil de Salud CC
Móvil de Salud CC

Colonia Caroya. El jueves 12 de marzo ingresó el Coronavirus a la agenda periodística local, cuando el intendente Gustavo Brandán anunció que suspendía los festejos de la ciudad para evitar contagios.

En ese momento empezaron a tomar decisiones políticas que fueron incoherentes al principio (un municipio suspendía, el otro sugería no organizar y el otro permitía bailes), hasta que llegó una directiva unificada desde la Nación y la Provincia.

Mientras, ligeramente, se hablaba del COVID19 en Córdoba y de la obligación de aislamiento para quienes vinieran de algunos países, en Colonia Caroya denunciaban ante las autoridades a una mujer que había llegado de Europa y que, según esas acusaciones, no había cumplido el aislamiento. “¡Hasta la vieron en la Misa del domingo 8 de marzo!”, dijeron.

Eso fue suficiente para entender la seriedad del problema y no exponer a la comunidad a fiestas masivas, que si no se suspendían el jueves se darían de baja al día siguiente.

El viernes 13, para las autoridades regionales comenzó la difícil misión de encontrar viajeros.

Los primeros identificados lo fueron porque la comunidad los “delató”: que tal familia vino de tal país más el “agravante” de lo que hizo esos días. “La vimos en el supermercado”, “sacó a pasear el perro”, “hizo un asado en su casa para contar cómo le fue en el viaje”.

Colonia Caroya logró notificar a una veintena de personas que en las últimas dos semanas estuvieron en países considerados de riesgo hasta el lunes 16 de marzo.

Lo logró gracias a la habilitación de una línea telefónica y de Whatsapp que ya recibió casi 100 mensajes y llamados en tres días.

Hay personal municipal dedicado, exclusivamente, a corroborar si los datos son reales y a ubicar a los viajeros en su hogar y notificarlos sobre el aislamiento obligatorio y, durante los días posteriores, asignarles vigilancia.

“Si incumplen, me voy a encargar yo mismo de hacer la denuncia penal”, dijo Brandán.

Cuando la lista de viajeros estaba casi armada, Brasil y Chile se sumaron como países de riesgo y se agravó la situación para los buscadores municipales de turistas internacionales, pero todo depende de la buena voluntad de cada uno de aislarse por 14 días con responsabilidad.

Te puede interesar