Convocarán a un concurso de ideas para el Parque de Guyón.

Urbanismo 07/09/2017
Así lo definió la comisión de autoridades y vecinos que participarán del proceso de decisiones sobre el sitio que expropió la Municipalidad. Esperan inaugurarlo en 12 meses.
Comisión Parque de Guyón

Colonia Caroya. El parque de Guyón tendrá más de 3 hectáreas.

Esa fue la primera decisión de la comisión que se reunió por primera vez esta semana para definir el futuro del predio que expropió la Municipalidad en el mes de julio.

Ese día, el Estado tomó posesión de 2,7 hectáreas, pero aún puede recibir 5 mil metros cuadrados más ubicados al lado de la ex bodega Intihuasi (ex Villa Giulia) y actualmente sede del Centro de Empleados de Comercio.

Toda la superficie se destinará a espacio público, según se acordó entre los vecinos y el Intendente.

Es que existía una posibilidad de dejar alguna fracción para subdividir y comercializar los terrenos a través de venta o canje para sitios “sociales” en otro sector.

La otra decisión ya definida es que se convocará a un concurso de ideas del que podrán participar arquitectos, paisajistas o cualquier interesado en proyectar el territorio que estará abierto para toda la comunidad.

Cabe destacar que hoy el municipio tiene poder de decisión sobre un terreno de 130 metros de frente sobre la Av. San Martín y 200 metros de fondo. La intención es abrir la Calle 43, cortando el parque a la mitad y los que proyecten el parque deberán pensarlo en dos terrenos separados por la arteria.

La Secretaría de Ambiente también se había comprometido en aportar plantas y recursos para el parque urbano, como lo está haciendo en otras localidades de la Provincia.

“Creemos que todas las propuestas que puedan surgir de los especialistas en parquización o arquitectura son importante, pero la decisión final la tendremos los caroyenses”, indicó el Intendente.

También se pretende definir el futuro de las ruinas del chalet. Hay dos opciones: dejarlo así, aunque con la seguridad necesaria o restaurarlo y convertirlo en un centro cultural.

Lo que debe ser inmediato es un cercado perimetral para que nadie más ingrese a las salas hasta que no esté apto para que las personas caminen por su interior.

Con el predio limpio, los vecinos curiosos ingresan a la histórica casa vulnerando la cinta de peligro (precaria, por cierto), que se colocó alrededor de la construcción.

07-09-2017

Te puede interesar