Andrés Fogliarini, el propietario original del “castillo de Guyón”.

Sociedad 16/07/2017
Fue el primer colono que hizo y ostentó fortuna con una mansión rodeada de flora y fauna exótica en plena Calle Ancha.
Familia Guyón

Colonia Caroya. Andrés Fogliarini fue un inmigrante italiano que no sabía leer ni escribir, pero era muy audaz para los negocios. Nació en 1853.

En la Colonia de antaño, fue un personaje muy importante, aunque era considerado un hombre osco y austero.

En base a sus ahorros, se convirtió en prestamista y de a poco fue amasando una fortuna que el resto de los colonos envidiaba.

Fue propietario de la estancia Intihuasi, cerca de Deán Fúnes, y de la bodega con el mismo nombre en la Calle Ancha (ex Villa Giulia), donde construyó el conocido “castillo de Guyón”, aunque para ese entonces era, solamente, de la familia Fogliarini.

Tenía esposa y una única hija, llamada María Rosa.

Andrés fue intendente de Colonia Caroya entre 1902 y 1905: impulsó la construcción del canal Huergo en su gestión.

Pero en el pueblo se destacaba su mansión, lujosa y rodeada de vegetación exótica y de animales “raros”: tucanes, faisanes y papagayos.

En el interior, todo el material era de primer nivel, traidos del extranjero para decorar la vivienda que contrastaba con las construcciones precarias del resto de los gringos.

Todo era lujo, incluso en el comportamiento que debían tener los invitados de la casa.

Por ser uno de los pocos adinerados, compró las acciones del riego e intentó vendérselas al municipio caroyense, pero no hubo trato.

Ese fue el origen de Colonia Vicente Agüero, donde Fogliarini tenía la Estancia El Indio, un lugar de 100 hectáreas de frutales.

Su ostentación quedó para la eternidad, al menos en el Cementerio: construyó un mausoleo exclusivo para su familia. Murió en 1921, a los 68 años.

 

Familia Guyón 2

Se casó con la hija del millonario.

María Rosa Fogliarini contrajo matrimonio con Antonio Guyón, un hombre que llegó a ser Senador Nacional.

Tuvieron cinco hijos, a quienes se conoció siempre por sus apodos: Chicho, Pipo, Nino, Porota y Pipina.

Con la muerte del matrimonio, empezó un litigio por la herencia que incluyó capítulos casi eternos.

Desde la década de 1960, dejaron de pagar impuestos a la Municipalidad, el capital de Fogliarini empezó a generar peleas, decayó el esplendor del chalet y todo empeoró cuando murió Guillermo Guyón (Pipo), uno de los últimos en habitar el famoso castillo.

Si cinco hermanos no podían ponerse de acuerdo, los hijos de éstos mucho menos.

La sucesión se resolvió hace apenas tres años. Hasta el Cotolengo Don Orione era heredero del chalet de Guyón por una disposición de Leonor (Pipina), que no pudo tener hijos.

Para las diferentes gestiones de gobierno municipal, ese lugar fue una obsesión (y una utopía). Nunca un gobernante intervino en los problemas de la herencia, pero una vez que se pusieron de acuerdo y todo quedó para un único dueño, que quería construir un complejo de departamentos, la Municipalidad actuó y, con apoyo económico del Gobierno de la Provincia, lo expropió.

16-07-2017

Te puede interesar