Cruce de acusaciones tras una protesta de vecinos de Malabrigo frente a la Municipalidad

Sociedad 01 de julio de 2019 Por
Un hombre, que dice ser poseedor de un predio en calle 128, se encadenó al mástil pidiendo que el Intendente autorice la energía y el agua potable para 29 familias. Brandán lo desafió: "que traigan las escrituras". Autoridades aseguran que eso está en conflicto judicial entre dos privados.
DSC_0297

La última semana previa a las elecciones en Colonia Caroya comenzó con una inusual protesta de vecinos de Malabrigo exigiéndole al Intendente que les habilite los servicios de agua y energía para sus viviendas.

Se trata de un grupo de familias -dicen que son 29- que están en calle 128, al Oeste de calle 172, entre los predios del Destacamento Móvil 3 de Gendarmería Nacional y el de la Sociedad Rural de Jesús María.

Desde hace algunos años se fueron instalando en un espacio del que Fernando Arrieta dice ser poseedor. No queda claro cómo se convirtió en un asentamiento: si regaló o vendió "terrenos" para que algunas familias levanten su casa.

En junio del año pasado eran 15 hogares, de los cuales solo dos eran de Colonia Caroya. Un año después se duplica la cantidad de habitantes.

Esta mañana, Arrieta se encadenó frente a la Municipalidad y exigió ante los medios de prensa que la Municipalidad autorice los dos servicios básicos. Se sumaron las familias que allí viven con carteles dirigidos a Gustavo Brandán. "Corrupto", decía uno.

Arrieta empezó a disparar declaraciones contra el Intendente, la Secretaria de Gobierno y un "puntero de Brandán en Malabrigo", que es empleado municipal.

Los acusó de vender chapas a 300 pesos, de discriminarlos, de mentirosos y de ocultar que es el poseedor de ese terreno.

"Me dicen que hay un juicio de por medio, yo estoy denunciado, pero no vivo en esa parcela, vivo donde yo tengo la posesión. Yo pude vender, pude cambiar, hay un abogado", dijo.

Aseguró que fue a la Cooperativa de Servicios Públicos y al Ersep y que "todos dicen que es raro que la Municipalidad no autorice".

La palabra de autoridades.

Brandán, que no fue a la Municipalidad en toda la mañana y decidió hacer la reunión de gabinete en la Universidad Popular, habló en los medios por teléfono.

"Es curioso que a cinco días de la elección aparezcan estas cosas. Nosotros damos agua y luz siempre que demuestren que tienen la propiedad y no haya una demanda por usurpación. En este caso hay un particular que denunció que le han usurpado esos terrenos. No vamos a dar ninguna autorización violando la ley, por más que quieran amenazarme un día o una semana antes de las elecciones", dijo el Intendente.

"Acá todo el mundo habla, si es de él, que traiga la escritura. Si la presenta, damos el servicio", agregó.

La Secretaria de Gobierno, Paola Nanini, mencionó que los familiares de Arrieta viven cerca de ese terreno. "Él sabía que los propietarios no venían a menudo y confiesa que tomó estos lugares y los empezó a regalar, cambiar o vender. Trae más gente y nos pide conexión de agua y luz. Hay gente de todos lados. Estos terrenos tienen dueño, entonces es la justicia la que determina si a este hombre le corresponde algún derecho". 

La protesta de Arrieta y el resto de los vecinos comenzó antes de las 9 y terminó a las 13:30.