“Y sueño una farolera que no salga con cualquiera...”

Política 07 de junio de 2019
El domingo, la disputa de la Intendencia se reduce a dos candidatos: Mariana Ispizua y Luis Picat. Sería un milagro que no ocurra. Una campaña costosa en tiempos flacos les da ventaja sobre el resto. Sus historias políticas también. Una Elección “atípica”.
La Farolera

Jesús María. El domingo deberemos elegir entre más de lo mismo y más de lo mismo que hubo antes. Seamos claros. Los ciudadanos tendremos dos opciones que son ramas del mismo tronco con algunas enredaderas que las matizan.

Mariana Ispizua quiere ser la primera mujer de la historia local elegida Intendente. Fue Asesora Letrada, Procuradora, Concejal y completa el período de gobierno de Gabriel Frizza. Encabeza la lista de Compromiso Federal, un invento de Gabriel Frizza después de pasar por la UCR y el Frente Cívico y antes de adherir al PRO. Por lo tanto, la integran radicales, juecistas, socialistas, progresistas, ucedeístas y otros “istas” que prefirieron hacerse los distraídos de que el artífice de este espacio es del riñón de Mauricio Macri, pero generosamente ofrece compartir el poder. Debe ser por eso que insisten en que son “inclusivos”.  

“Y sueño un arroz con leche

con gente de este lugar

que sepa abrir la puerta

pa´ jugar de igual a igual”.

(Estoy escuchando a Jorge Marziali).

“Y sueño una farolera

que no salga con cualquiera...”, dice el estribillo.

Y me acuerdo de los peronistas y progresistas que están... con los seguidores de Mauricio Macri.

“Me gusta soñar despierto

sobre el puente de Avignon

donde hacen así los que hacen

aunque les digan que no”.

¡Qué buena canción!

Luis Picat quiere “hacer que suceda”. La campaña apunta a que él, y sólo él, sabe cómo hacerlo... siempre.

Fue responsable de las áreas municipales de Medio Ambiente, de Obras Públicas, de Servicios Públicos, de Saneamiento, fue candidato a Intendente en 2015 y perdió, pero quedó como concejal y renunció. Lo hizo para asumir la presidencia de la Sociedad Rural de Jesús María, donde se preparó para dar batalla una vez más, el domingo.

Y para no ser menos, creó Jesús María de Todos, una mezcla de radicales, radicales, algunos PRO más PRO que Frizza y... peronistas, por obra y gracia de Juan Schiaretti, que prefirió no armar lista propia y apoyar al que todo lo puede... siempre.

Al menos, eso es lo que dicen los carteles que están en todo el pueblo. Es más, el otro día fui al baño de mi casa y había un desconocido colgándome uno de la ducha.

“Quisiera seguir soñando

como un niño en su lugar,

pero ya está bien de sueños,

es hora de despertar.”

¡Qué grande, Marziali!

Mariana y Luis -Schiaretti nos recordó que los candidatos tienen nombre, por caso, “Juan y Manuel”- fueron del mismo equipo, el que empezó a armar Jorge Colombo, amplio y consolidó Marcelino Gatica y entró en crisis.

Ese es el tronco. El resto son enredaderas que matizan planes de gobierno y planes de negocio.

Del resto de los candidatos podría salir el único diferente, más o menos genuino, pero cabalmente nuevo.

A los electores nos queda aprender de Jorge Marziali:

“El juego que más me gusta

es el ‘Al don pirulero’

porque siempre paga prenda

el que no atiende a su juego”.

Y “que pase la farolera

y no vuelva a tropezar”.

07-06-2019