Acudieron a los concejales para declarar “personas no gratas” a los dueños de Súper Uno.

Política 05 de abril de 2019
Ex empleadas de la firma, que despidió a 60 trabajadores el 12 de noviembre de 2018 sin pagarles, usaron la Banca del Ciudadano para fundamentar este particular pedido.
Ex empleadas de Súper Uno en el Concejo
Ex empleadas de Súper Uno en el Concejo

Colonia Caroya. Una iniciativa sin precedentes ingresó esta semana al Concejo Deliberante de esta ciudad: un grupo de vecinos pidió que declaren  “personas no gratas” a otras familias de la misma ciudad.

La medida es impulsada por los ex empleados de Súper Uno, contra los dueños de la firma.

El proyecto entró este miércoles en el Concejo Deliberante a través de la Banca del Ciudadano, una herramienta de participación que Nadia Raimondetto y Natalia Bustos, voceras del grupo de trabajadores despedidos, usaron para solicitar esa declaración.

La iniciativa fue impulsada desde las asambleas vecinales, cada vez menos concurridas y sin un horizonte claro en la estrategia de lucha.

La última movilización fue el 12 de marzo, a cuatro meses de los masivos despidos que dejaron sin trabajo ni pago de sueldos adeudados e indemnizaciones a unos 60 empleados de los supermercados que administraban los hermanos Raúl, Daniel y Analía D´olivo.

Contra ellos tres es el proyecto de declaración que ingresó esta semana y que sorprendió a los concejales, ya que nunca debieron tratar un tema de estas características. En su defensa, Nadia y Natalia expresaron que aún siguen sin percibir su salario de octubre, el proporcional de noviembre y las indemnizaciones y hubo duros cuestionamientos al accionar del Centro de Empleados de Comercio en el acompañamiento a los despedidos.

El Concejo Deliberante de Colonia Caroya ya había aprobado, en diciembre, una declaración de preocupación por la situación de las personas que quedaron sin su fuente laboral.

Según trascendió, es poco probable que los ediles se manifiesten declarando “personas no gratas” a los empresarios.

 

Cordiez no cierra trato.

Aunque la propuesta se dilató, aún está vigente la oferta de Cordiez de comprar la mercadería y alquilar los inmuebles para reabrir los supermercados del Lote XV de Colonia Caroya y del B° La Florida de Jesús María.

Desde la firma local expresaron que el desacuerdo obedece a una exigencia de la empresa cordobesa, que antes de comprar pretende que los D´olivo salden la deuda con los empleados.

Como contraparte, Cordiez se comprometería a reincorporar a 40 de los despedidos. 

En tanto, el Síndico sorteado por la Jueza que sigue el proceso de Súper Uno es quien lleva el control de los ingresos diarios, ya que el supermercado caroyense sigue vendiendo mercadería.

05-04-2019