¿Y los ensayos de KWS?

Economía 05 de abril de 2019
La semillera aplazó sus proyectos en Colonia Caroya y dio marcha atrás con las inversiones que tenía previstas.
Maíces KWS

Colonia Caroya. En septiembre de 2018, la empresa semillera alemana KWS anunció su radicación en esta ciudad para levantar una estación experimental enfocada en el maíz y sus enfermedades.

En un lote en Tronco Pozo, proyectó las oficinas y el laboratorio de análisis de sanidad del maíz, donde trabajarían varios ingenieros agrónomos.

Con la promesa de invertir 3 millones de dólares en los próximos tres años, se avocaría a desarrollar, en cinco años, semillas que se adapten al ambiente del Norte de Córdoba.

En la provincia se siembran 5,4 millones de hectáreas de maíz, de las cuales 250 mil están en los departamentos Totoral, Tulumba, Río Seco, Río Primero y Colón.

Tras una tensa reunión, con discusiones y resistencia a la llegada de la firma -hubo hasta una contundente intervención de un funcionario de Brandán diciendo que no quería multinacionales en Colonia Caroya-, la inversión se frenó.

La empresa no siguió trabajando en la chacra, las obras se paralizaron y nadie más habló de KWS.

“Se decidió esperar; nosotros seguimos trabajando, pero en ese campo no; no hay seguridad de trabajar ni siquiera mostrando que estamos dentro de la ley, y nuestro perfil no es generar discordia en la gente”, dijo el responsable de Marketing, Federico Larrosa, al ser consultado por este diario.

05-04-2019