Diferencias de interpretación derivaron en tres días de asambleas en la Municipalidad.

Política 15 de marzo de 2019
El Sindicato no quiere negociar la paritaria 2019 hasta que no se cierre el acuerdo del año anterior. Piden el “blanqueo” de 3.500 pesos, aunque desde el Ejecutivo aseguran que esa cifra no es para sumar al básico.
Asamblea de SITRAM

Colonia Caroya. El pase al sueldo de básico de 3.500 pesos fue el punto que desató un nuevo conflicto gremial en la Municipalidad local.

Los dirigentes del Sindicato de Trabajadores Municipales (Sitram) iniciaron asambleas de dos y tres horas por turno, desde el martes hasta ayer.

Con un fuerte apoyo del personal del Corralón, el miércoles se concentraron frente al edificio municipal para exigir el cumplimiento del último acuerdo, firmado en el segundo semestre de2018.

En octubre, el intendente Brandán prometió montos no remunerativos: en octubre, 2 mil pesos; en noviembre, 2500; y en diciembre, 3 mil.

El acuerdo también implicaba“3.500 pesos para enero de 2019 si para ese entonces no había pauta consensuada del 2019, mientras que en febrero, esa cifra pasaría a ser remunerativa”, según la información oficial.

El gremio entiende que los 3.500 deben pasar al básico, más aún considerando que la inflación de 2018 fue muy superior a la pauta acordada.

“Nos hemos asesorado y ese dinero debe estar dentro del sueldo básico”, dijeron. Para unificar criterio, en lugar de un monto fijo, plantearon que sea el 17 por ciento para todos.

El Ejecutivo asegura que “pasar a remunerativo” no implica blanqueo, sino que esté en alguno de los ítems como Canasta Básica o Presentismo.

Ayer, la asamblea iba a ser de cuatro horas, pero el Intendente firmó un decreto en el que advertía que se descontarían las horas no trabajadas ya que se consideraba como “un paro encubierto”.

Los municipales decidieron estar sólo dos horas y pautar un nuevo encuentro con el Intendente, anoche. Hoy, a primera hora, se informarán el resultado del encuentro y los pasos a seguir.

15-03-2019