Colonia Caroya cumple con la promesa a la Virgen del Monserrat.

Sociedad 01 de febrero de 2019
Cada 2 de febrero, desde 1887, la comunidad saca en procesión a la imagen en agradecimiento por el milagro de la liberación de la epidemia del cólera, que mató a varios colonos.
Virgen del Monserrat

Colonia Caroya. Este sábado se cumplen 132 años de la promesa que le hicieron los colonos a la Virgen del Monserrat: sacarla en procesión cada 2 de febrero en agradecimiento por haberlos salvado del cólera, en 1887.

Las actividades religiosas comenzaron hace ocho días. Es el primer aniversario organizado por el Padre Martín Cervato.

Este sábado, la celebración central se hará en el Templo Parroquial del Lote XV.

Comenzará a las 18, con una representación teatral a cargo del Conjunto Alegrie y coordinada por Marcos Goy.

En continuidad, saldrá la procesión por las calles céntricas de la ciudad. Al regreso, se celebrará la Misa en honor a la Virgen.

Posteriormente, habrá espectáculos musicales en la explanada del templo. Actuarán Ariel Rojas, Silvina Giuliano, el Grupo Pericón, el Ballet de Puesto Viejo y Temple Norteño.

 

La fe los salvó de la muerte.

La promesa a la Virgen del Monserrat es la manifestación de fe más importante de la comunidad caroyense.

Entre diciembre de 1886 y enero de 1887, decenas de colonos fallecieron por una epidemia de cólera que azotó a diferentes lugares de la provincia, pero con mayor intensidad en la Colonia, que se estaba formando.

El gobierno de la Provincia mandó un enfermero, pero los “gringos” lo echaron después de comprobar que el remedio que les daba a los enfermos terminaba matándolos.

Había mucho miedo por la propagación de la enfermedad y el Pbro. José Bonoris, sacerdote friulano, instó a una jornada de plegarias y rezos, dejando solamente en los hogares a los enfermos graves y a una persona a su cuidado.

Entre el 26 y 27 de enero de 1887, todos los caroyenses se congregaron en la Estancia de Caroya a implorar la intervención de Dios.

El milagro ocurrió ese mismo día: según los relatos transmitidos de generación en generación, los enfermos se curaron y nunca más hubo un caso de cólera en la ciudad.

En agradecimiento, prometieron sacar en procesión a la Virgen del Monserrat en la próxima fiesta Mariana que, casualmente, era la del 2 de febrero, en honor a la Virgen de la Candelaria.

Desde ese momento, nunca se dejó de cumplir la promesa.

 

01-02-2019