Cientos de bailarines en la apertura del Festival.

FESTIVAL 11 de enero de 2019
Presentarán el cuadro “Sembrando Tradiciones”, un espectáculo que busca transmitir la importancia de la enseñanza del folklore en las escuelas. Es coordinado por Ana Mazzi, Daniel Mazzi y Darío Gimenez.
Ensayo de danzas en el anfiteatro

Jesús María. Cerca de 20 ensayos compartidos y un mismo sueño que cumplir: ser protagonistas en la apertura oficial del Festival Nacional de Doma y Folklore.

Son alrededor de 500 bailarines los que participarán esta noche del espectáculo inaugural de la edición 54, bajo la coordinación de Ana Mazzi, Daniel Mazzi y Darío Giménez.

El cuadro que esta multitud presentará se llama “Sembrando Tradiciones”.

Lo que se verá en el campo de jineteada -durante casi 10 minutos- es el resultado de un proyecto propuesto por la academia de Jesús María “Coraje de Tradiciones”, que busca promover la enseñanza del folklore en el sistema educativo.

La iniciativa también surgió “para que los niños recuperaran el protagonismo en la apertura del Festival, como se hacía años atrás”, contó Ana Mazzi en diálogo con El Despertador.

“A través de este espectáculo queremos transmitir la importancia de retomar el folklore en la escuela, ya sea como materia o con la generación de espacios en el colegio para que los chicos conozcan sus raíces”, adelantó una de las coordinadoras de la presentación.

La delegación de bailarines está compuesta por alumnos de las 20 escuelas asociadas e integrantes de diferentes academias de danza de la zona, que compartieron más de dos meses de ensayo con el afán de dar lo mejor en el acto inaugural.

Mazzi reconoció que nada hubiese sido posible sin el apoyo de las docentes y las familias: “Estamos muy agradecidos por todas las instituciones y padres que se comprometieron; recibimos mucho apoyo y estamos contentos por eso”.

Esta noche, el clarín sonará a las 21:30 para abrir en forma oficial la edición 54 y luego se hará el show de apertura, donde quedará reflejado todo el trabajo que demandó un sinfín de horas de práctica.

La danza moviliza cientos de personas y sigue siendo convocante. El desafío es enfrentar las dimensiones del anfiteatro y la distancia a la que está el público. 

10-01-2019