Informar desde el humor y la experiencia.

Sociedad 05 de octubre de 2018
IGDIS es una ONG que reivindica los derechos de las personas trans y emprende acciones de sensibilización comunitaria. Entre ellas, presenta un sketch en el que, mediante el humor, muestra las problemáticas del colectivo diverso. Nancy Ocaño es una de las referentes y protagonista de esta historia, además de impulsora de la creación de espacios.
IGDIS
IGDIS

Colonia Caroya. Hace más de cinco años, IGDIS (Igualdad y Diversidad Sexual) se creó en la zona contemplando a personas LGBT de varias localidades del Norte de la provincia.

La sigla LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis y Trans) representa al colectivo que -a nivel mundial- lucha por la garantía y promoción de derechos como identidad de género, acceso a la salud y a la educación, cupo laboral, entre otros.

Aquí, IGDIS realiza capacitaciones e intervenciones que informan y concientizan a la comunidad sobre su existencia. Hace 15 días, estrenaron una obra en la Escuela Popular de Género. La “función” culminó con aplausos, de pie.

Dos vecinas (caracterizadas por Miguel y Lucas) barren la vereda. Nancy Ocaño (mujer trans y referente local) las invita a su casa y, entre mates, mantienen una conversación que toca todas las problemáticas: les cuenta en primera persona mientras las vecinas la llenan de preguntas que esconden prejuicios, estigmas y mitos, como la mismísima comunidad.

Hablan del acceso a la salud y a procesos hormonales, la esperanza de vida de las trans (que no supera los 37 años), la falta de políticas públicas, el cupo laboral trans, la escolarización, el marco jurídico existente (contempla las leyes de Identidad de Género, Matrimonio Igualitario, Educación Sexual Integral, entre otras), las identidades auto-percibidas y las formas de nombrarlos son algunos de los tópicos que abordan.

Las vecinas  representan el “sentido común” de una sociedad que, ante la duda, estigmatiza y critica a quienes son diferentes, pero iguales.

 

Es la que va.

Entre mates, Nancy Ocaño y Miguel Ábila comentan que utilizaron la burla y la humillación que reciben para resignificarlos mediante el componente del humor y así llegar a todo público: “Esa es la que va”, comentan.

Aseguran que, ante el morbo que existe sobre el colectivo LGBT, decidieron mezclar lo empírico y lo conceptual para compartir información y terminar con los argumentos ridículos que perpetúan la violencia y la discriminación hacia estas personas.

 

Ella es Nancy.

Nancy Ocaño, al día siguiente de la sanción de la ley de Identidad de Género (2009), tramitó su nuevo DNI. Desde entonces, cobró notoriedad mediática y pública que la tornó referente en la temática y su trayectoria es muy importante: impulsó la creación de la Oficina de Diversidad Sexual, Identidad de Género y Derechos Humanos de San José La Dormida, el Consejo de Diversidad Sexual de Colonia Caroya y este viernes participará en una mesa de ponencias de medicina de la Universidad Católica sobre el tratamiento que profesionales de la salud tienen hacia personas del colectivo.

Ella es la primera mujer trans de esa ciudad y comenta que, si bien sufrió actos discriminatorios, siempre contó con el apoyo de familiares, amigos y parte de la comunidad. Trabajó en diversos rubros (comerciales, de la salud, domésticos) y considera que la palabra “inclusión” genera, a veces, exclusión porque, simplemente, desea que ella y sus compañeras/os sean integrados a la comunidad con total normalidad. También forma parte de IGDIS, un espacio abierto para quienes quieran participar y contribuir a instalar la temática en la comunidad.

05-10-2018