Las autoridades municipales no logran superar la protesta gremial.

Política 11 de septiembre de 2018
Pese a que presentaron una nueva alternativa de arreglo, los voceros sindicales se mantienen firmes en un pedido del 20 por ciento de aumento general. El Ejecutivo quiere que judicializar la medida.
Sindicato de Trabajadores Municipales en obrador

Jesús María. El Departamento Ejecutivo de la Municipalidad y el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) volvieron a reunirse ayer por la tarde.

Desde el pasado jueves, la negociación estaba enfocada claramente en el importe de una suma no remunerativa, de aplicación progresiva a favor de quienes menos cobran, y a aplicar sólo a empleados de planta y contratados que perciban un salario neto (sin asistencia, puntualidad, ni horas extras) menor a 20 mil pesos.

En el último encuentro, el gremio redobló la puesta y pidió un aumento del 20 por ciento sobre el básico. Esta postura, para las autoridades municipales “dificulta cualquier diálogo racional y basado en la buena fe negocial. Ese porcentual no sólo es imposible de pagar, sino que también va en desmedro de quienes menos ganan”.

En otro intento por encarrilar la negociación, el Ejecutivo elevó el importe de la suma fija comprometida a pagar. Inicialmente, variaba en una escala de 1200 a 600 pesos y la llevó a una banda de 1600 a 800 hasta marzo de 2019.

Si se aplicara, quienes menos cobran tendrían una mejora acumulada del 15,21 por ciento al margen de los dos incrementos que aún faltan liquidar, correspondientes a la paritaria anual cerrada en marzo pasado: un 5 por ciento en octubre y un 3 por ciento en diciembre.

Esta nueva propuesta de suma fija también fue rechazada.

Desde la Municipalidad aseguran que, “al margen de la discusión numérica, el gremio sigue exhibiendo gruesas diferencias internas entre sus autoridades constituidas y otros referentes gremiales, que se traducen en los vaivenes antes mencionados, respecto de las propuestas analizadas en la mesa de negociación y su aceptación o rechazo”.

También ratificaron que la medida de fuerza se activó de manera intempestiva -con bloqueo del Obrador incluído- sin que medie ninguna instancia de intermediación o de negociación, “y que se mantiene en esos términos provocando un grave perjuicio a toda la ciudad”.

“La protesta ha incluido varios episodios de violencia por parte de activistas hacia sus propios compañeros, situaciones que ya hemos puesto en conocimiento de la Justicia, ampliando la presentación inicial, motivada en el bloqueo al Obrador”, añadieron.

También sostuvieron que “se impone de manera urgente la intervención activa del Sr. Fiscal para hacer cesar ese ilícito”, ya que la adhesión al paro, según el Ejecutivo, “suma, en el mejor de los casos, a apenas un 10 por ciento de la planta de municipales. Todos los demás están trabajando con normalidad. Aún así, el grupo más radicalizado está obstaculizando gravemente la prestación de servicios esenciales: agua, cloacas, reparaciones, recolección de residuos”.

11-09-2018