La Usina atendió más de 1.400 casos de consumos problemáticos.

Sociedad 13 de julio de 2018
Es un espacio integral de la Municipalidad de JesúsMaría que tiene un área destinada al tema. Los datos de junio del 2018 arrojan que se atienden 250 consultas por mes. Anahí Bulacio, coordinadora de políticas sociales, profundiza en las cifras de los programas.
Anahí Bulacio 2

Jesús María. Desde mayo de 2017, Jesús María cuenta con un espacio comunitario compuesto por múltiples áreas. Una de ellas es el Centro de Asistencia a las Adicciones, donde se acompaña a personas con consumos problemáticos.

Anahí Bulacio, encargada del área, afirma que desde el mes de noviembre del 2017 hasta abril de 2018 atendieron 1.452 casos.

Agrega que el consumo es una problemática que atañe a personas de todas las edades y de todos los niveles socio-económicos y que las causas son múltiples. Pero, en su mayoría, responden a situaciones de estrés, económicas o emocionales, que encuentran en el consumo una respuesta instantánea.

Además, dice que la problemática se compone, principalmente, por el consumo de sustancias legales, como el tabaco y el alcohol, y por la automedicación.

De las 250 atenciones que se realizan por mes, el 75 por ciento de las mismas se relaciona al consumo de alcohol y la principal población afectada la componen adultos jóvenes de 20 a 35 años de edad.

Seis de cada 10 de estas atenciones se corresponden al servicio específico de psiquiatría, siendo la depresión y la ansiedad los principales flagelos.

Bulacio comenta que este espacio integral forma parte de una red provincial que, vinculada al municipio, responde a una problemática actual que requiere la atención, contención y seguimiento no sólo a quienes poseen el consumo problemático, sino también a sus familiares. La atención se centra en la asistencia ambulatoria del segundo nivel (los consumos problemáticos), derivando a la provincia el tercer nivel, al que corresponde la adicción.

 

Una luz amarilla.

Un dato curioso es que el 54 por ciento de las atenciones son a personas con obra social sin cobertura en dichas prácticas. Esto indica que la mayoría de la población destinataria posee cobertura médica, pero que el sistema sanitario actual impone trabas burocráticas y derivaciones médicas que culminan en el abandono.

La coordinadora de la Usina afirma que la prevención es una prioridad para la Municipalidad y que poseen programas con escuelas primarias, que trabajan orientados al cuidado personal y la autoestima.

Por otro lado, poseen un equipo interdisciplinar que contiene y da seguimiento a las atenciones porque mejorar la calidad de vida es su objetivo.

La Usina funciona en la ex sede del Club de Caza y Pesca, en la calle Paso de Los Andes. Para Bulacio, este espacio ha concretado una forma de trabajo transversal destinada a la comunidad.

Para consultas, pueden dirigirse al Tel. 03525 - 467200 o al e-mail: [email protected]

 

Otro espacio.

Consultada por la casa que el padre Oberlín abrió en La Costanera, Anahí Bulacio responde que ambos espacios se encuentran vinculados, que el personal técnico (compuesto por una trabajadora social y una psicopedagoga) acompaña a los chicos que actualmente se encuentran finalizando los cimientos y la platea en La Costanera y que el paso próximo es la construcción de los ecoladrillos.

Para ello, están juntando envases plásticos verdes y transparentes, que la ciudadanía puede acercar a los contenedores que se encuentran en el predio próximo a las canchas de fútbol del barrio.

13-07-2018