El Festival y las desprolijidades evitables.

FESTIVAL 18 de enero de 2017
Algunas circunstancias tomaron estado público y generaron repudio y enojos en la gente y en los medios que cubrieron la fiesta.
Macri en el Festival 3

Jesús María. El 52° Festival Nacional de Doma y Folklore se desarrolló sin polémicas ni gran repercusión mediática, salvo el ratting logrado por la TV Pública con la transmisión del recital de Leo Dan y Palito Ortega.

Para la Comisión del Festival, lo importante era que todo se desarrollara de modo normal y que la taquilla se sostuviera.

Sin embargo, para quienes cubrían el Festival a diario, algunos episodios generaron disgusto a nivel periodístico y en sectores de la comunidad.

 

Macri para unos pocos.

La seguidilla de este tipo de situaciones empezó con la visita del Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri: había medio centenar de medios acreditados y sólo dos pudieron tomar contacto con el Primer Mandatario Nacional.

No sólo eso, sino que todo el predio estuvo vallado: los periodistas estuvieron atrapados sin poder hacer nada durante una hora y media. ¿Por qué no hubo conferencia de prensa del Presidente?

 

¡Una cocina!

En otro descuido, el Festival fue título nacional por el regalo a Noelia Ponce, la Campeona de la jineteada femenina: una cocina, además de dinero y otros premios.

El obsequio es de un sponsor, pero en tiempos en que se quiere terminar con el “machismo” pudo evitarse esa mención pública o sugerirle a la empresa que cambie la propuesta.

El presidente de la comisión directiva del Festival, Nicolás Tottis, respondió ante la consulta local por la trascendencia de la noticia: “Si no la quiere, que la venda”. Y cuestionó a la Campeona como si hubiese sido la responsable de instalar la polémica.

 

Bailan en 5 minutos.

La noche de Sergio Galleguillo tuvo otra polémica: centenares de bailarines quedaron enojados con el riojano porque los “borró” de su actuación, a pesar que hace tres meses venían ensayando una zamba y una chacarera para el momento en que “el gallo” abriera su show en el escenario.

El problema no fue la noticia, sino el momento: les avisaron ese mismo día y la Comisión rearmó la grilla con ese “Abrazo Latinoamericano” de 1200 bailarines, a las 20:30, cuando todos estaban en sus hospedajes y campings. A las corridas, debieron presentarse y armar de manera improvisada una presentación que generó muchos enojos entre los participantes.

 

“Ahora viene Nalbandián. Lo hacen pasar, ¿eh?”.

El papelón de la noche, del que pocos fueron testigos: dejaron entrar al ex tenista David Nalbandian con cuatro amigos por el portón de artistas, sin pagar entrada.

Además, ingresaron con una conservadora llena de fernet y packs de Coca Cola.

Todo ocurrió con el permiso de la Vicepresidenta del Festival y la advertencia de un reconocido locutor local les avisó a los papás colaboradores que estaban en el ingreso de artistas.

 

Los comunicados oficiales salen primero en radio.

La ausencia de Ozuna para la noche del lunes se conoció a través de medios provinciales que tomaron una publicación en las redes sociales del manager del puertorriqueño.

Mientras en Córdoba afirmaban que el reggetonero había cancelado la gira, desde Prensa del Festival seguían insistiendo con su presencia, hasta que les informaron la noticia. Ya era tarde.

Pero no fue todo: al igual que con Macri, la primicia y el testimonio oficial lo tuvieron un par de medios, mientras la Secretaría de Prensa deliberaba sobre el modo de informar la situación en su grupo de WhatsApp.

18-01-2017