El frío congeló las dietas de los concejales de Jesús María.

Política 08 de junio de 2018
El bloque del Radicalismo propuso que los ediles no aumenten su remuneración hasta febrero de 2019. El oficialismo hizo algunos cambios. Cobrarán 27 mil pesos. La medida fue aprobada el miércoles.
HCD JM

Jesús María. El Concejo Deliberante aprobó el miércoles la ordenanza que congela las dietas de los ediles hasta febrero de 2019.

El proyecto llegó al Legislativo en el mes de marzo, por iniciativa de la Unión Cívica Radical, luego del acuerdo de la pauta salarial anual entre el Departamento Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales, que alcanza el 28,7 por ciento y se pagará en cinco tramos.

Este beneficia igualmente a los empleados y la planta política.

La propuesta original establecía fijar la dieta de los concejales en la suma de 33.031 pesos, que es el monto bruto que percibían hasta antes que empiece a regir el primer incremento. De bolsillo, representaba unos 25 mil pesos.

A su vez, los radicales proponían eliminar el sueldo anual complementario (aguinaldo).

Entre los argumentos, el bloque expuso que en el actual contexto económico era necesario  que la dirigencia política tenga algún gesto para reducir el gasto público, considerando, además, que el aumento tiene un impacto mayor en los sueldos de los miembros del gobierno.

El proyecto salió de comisión con dictamen dividido y fue tratado en la sesión de este miércoles.

El punto que generó posturas opuestas fue el que establecía dejar de percibir el aguinaldo. A raíz de esto, el oficialismo elaboró un nuevo proyecto e introdujo algunas modificaciones.

El nuevo texto proponía fijar las dietas de los ediles en 35.674 pesos, es decir, unos 27 mil pesos de neto. Este monto es lo que empezaron a percibir todos los miembros del Concejo con el 8 por ciento de suba otorgado en marzo, según consta en un recibo de sueldo al que accedió El Despertador.

Ambos proyectos  fueron tratados en la sesión del miércoles y por mayoría se aprobó la propuesta del oficialismo.

El espíritu de las dos ordenanzas era el mismo, pero no progresó la idea inicial de la oposición que incluía eliminar también el sueldo anual complementario.

Los ediles radicales, firmes en su postura, votaron a favor de su iniciativa y rechazaron la contrapropuesta presentada por Compromiso por Jesús María.

En diálogo con la prensa, el edil de la UCR, José Capellino, anunció que como la propuesta del bloque no se aprobó, los tres representantes del partido harán un pozo en común con el aguinaldo de cada uno y entregarán ese dinero a instituciones de la zona. “Ya veremos a quién ayudar, pero será una acción ajena al Concejo”, aclaró.

Por su parte, Félix Naum, del bloque oficialista, al finalizar la sesión afirmó: “El ahorro que se genera al congelar la dieta es de un 20 por ciento. Es un gesto importante”.

A su vez, dejó en claro que la posición de no eliminar el aguinaldo se basa en que “es parte del sueldo”.

El congelamiento también alcanzará a los miembros del Tribunal de Cuentas, ya que sus remuneraciones están atadas a las de los ediles.

 

Cambio de fondo.

La medida tendrá vigencia, por normativa, hasta febrero de 2019, pero las próximas subas que los concejales no percibirán (5 por ciento en junio, 5 por ciento en agosto, 5 por ciento en octubre y 3 por ciento en diciembre) se acumularán en forma automática en el recibo de marzo de 2019, porque sus dietas se calculan en base al sueldo de la Intendenta, que sí se beneficiará con los incrementos.

Para que eso no ocurra, debería reducirse el porcentaje fijado por el decreto que establece la fórmula de cálculo del sueldo de los integrantes del Legislativo: actualmente, es el 40 por ciento de lo que cobra la mandataria municipal.

El tema fue planteado por la UCR, pero será materia de análisis a futuro entre los ediles.

 

Descuento por inasistencias.

El bloque Compromiso por Jesús María presentó, además, una segunda iniciativa para aplicar descuentos en las dietas de los concejales que falten de manera injustificada a cumplir sus labores legislativas.

En uno de sus artículos, el proyecto establece que la inasistencia sin justificar “implicará una reducción del 20 por ciento de la dieta mensual”. Si un edil acumula más faltas en el mes, el descuento será mayor.

En otro punto, aclara que se considerarán justificadas las ausencias en casos de: problemas de salud del concejal o de familiares a su cargo, representar al Concejo en alguna actividad o evento, o participar de capacitaciones relativas al ámbito legislativo.

La propuesta será debatida por los tres bloques en comisión.

08-06-2018