“Hay un cierre de farmacias que perjudica al jubilado”.

Sociedad 11 de mayo de 2018
Juan José Pérez, del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba, comenta sobre la situación de los asociados. Afirma que la cobertura del PAMI ha bajado su nivel y que los principales perjudicados son los jubilados. En Jesús María hay 3 mil adultos mayores y alrededor del 80 por ciento de ellos utiliza esta obra social.
PAMI sin servicio
PAMI sin servicio

Jesús María. En abril, fue noticia que las farmacias optaron por un paro como medida de fuerza ante el convenio celebrado entre PAMI y las industrias farmacéuticas.

Juan José Pérez, delegado de la Seccional 6 (Colón) del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba (foto), asegura que las farmacias quedaron de lado y eso “nos puso en alerta” para mejorar la condición que PAMI ofrece. El problema es que aquel acuerdo beneficia a grandes cadenas (como Farmacity, que no existen en el interior) y perjudica a pequeñas y medianas farmacias.

Esto pone en peligro la continuidad de las pequeñas y medianas farmacias. Lo más grave del convenio es que redujo el precio fijo para el medicamento, un precio atado a un índice inflacionario menor que al índice inflacionario normal.

Pérez explica: “Hay farmacias que tienen ‘pamidependencia’, sólo atienden esa obra social. Actualmente, PAMI paga a 90 o 120 días. Entonces, las farmacias deben hacer un esfuerzo muy grande para seguir en funcionamiento”.

En consecuencia, hay un cierre de farmacias, hecho que genera que el jubilado tenga que moverse cuadras, kilómetros para acceder a la cobertura.

Colegio de Farmacéuticos PAMI

 En nuestra zona.

En Jesús María hay 28 farmacias, muchas de ellas “pamidependientes”. Un relevamiento local realizado por el Colegio de Farmacéuticos asegura que esa obra social ha bajado el nivel de entrega en un 30 por ciento y esos productos no están en mano de los jubilados, ya sea por costo o por cobertura. 

Además, la cobertura de medicamentos ha bajado mucho, resultado de nuevas restricciones y requisitos: “Muchos productos perdieron su cobertura del 100 por ciento y pasaron al 50 por ciento; el desembolso que tiene que hacer el jubilado es tremendo”, afirma Pérez.

En consecuencia, y por cuestiones económicas, muchos adultos mayores dejan los tratamientos. Como hay productos que antes se cubrían totalmente y ahora sólo la mitad, “si sale 1000 pesos, el jubilado tiene que desembolsar 500; ¡es muchísimo! Y te estoy hablando de un solo producto -puntualiza Pérez-. Hay pacientes que son poli medicados y, por lo general, los tratamientos no son económicos”.

 

Farmacia amiga.

Desde el Colegio de Farmacéuticos cordobés aseguran que el cierre de farmacias es un hecho. Los adultos mayores, que son parte elemental de la comunidad, se ven complicados no sólo por los costos económicos, sino por las dificultades de encontrar farmacias que cubran sus tratamientos: Muchos deben hacer largos recorridos hasta hallar una.

Pérez insiste en que la función social de la farmacia es grande, vital, esencial. Y por eso es prioridad luchar para que el PAMI sea rentable, viable y que sirva al afiliado, a la farmacia y al médico que quiere aplicar el tratamiento.

Aseguran que en agosto harán una revisión general del funcionamiento para tomar las medidas necesarias que garanticen el rol esencial de las farmacias.

11-05-2018

Te puede interesar