El pastor acusado de abuso sexual enfrenta una declaración indagatoria.

Policiales 06 de abril de 2018
Hay ocho denuncias en su contra, según informó la Fiscalía de Jesús María. “Amenazaba a las víctimas diciéndole que iba a caerles el castigo de Dios”, dijo el Dr. Carlos Nayi, abogado de cuatro de las mujeres.
Carlos Nayi

Jesús María. El pastor evangélico de 52 años, denunciado de abuso sexual por varias mujeres que asistían a la iglesia donde él predicaba, prestará hoy declaración indagatoria.

La audiencia fue fijada por la Fiscalía de Jesús María para las 12. En esa instancia, el hombre conocerá en detalle los hechos por los que se lo acusa y tendrá el derecho de declarar o guardar silencio.

Luego, el Fiscal a cargo de la causa, Dr. Martín Berger, tendrá 10 días para definir si le dicta la prisión preventiva al acusado.

Por otra parte, el pastor  será sometido en los próximos días a pruebas psiquiátrica y psicológica. Sobre la realización de dichas pericias fue notificado el martes a la mañana, en Tribunales.

 

“Un verdadero depredador”.

El día posterior a la presencia del pastor en Tribunales, cuatro mujeres que lo denunciaron, acompañadas por el abogado Carlos Nayi, se presentaron para pedir ser querellantes particulares en la causa y tener acceso al expediente, que por ahora está bajo secreto de sumario.

De acuerdo al letrado, el hombre que lideraba la iglesia cristiana Josafat está acusado de abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual sin acceso carnal continuado.

La condena, en caso de ser hallado culpable, puede ir de ocho a 20 años de prisión efectiva.

“Era un cazador al acecho que se posicionó desde el lugar estratégico como pastor evangélico; les enseñaba a sus víctimas que él era el representante de Dios, que debían obedecerle; cada mujer quedaba en una situación total de vulnerabilidad y las amenazaba que iban  a recibir la sanción de Dios a través de él”, explicó el reconocido abogado sobre la manipulación psicológica que ejerció hacia las mujeres que asistían al templo.

En las declaraciones, las víctimas aseguraban que si denunciaban al hombre “iban a quedar como ridículas ante su propia familia” y “nadie les iba a creer”.

Les repetía que “Dios estaba con él” y que si hablaban iban a caerles “maldiciones”, usando como ejemplo algunos pasajes bíblicos.

“Es terrible, el más perverso de los instintos humanos; una personalidad impía propensa a cualquier maldad; no hay duda que las manipuló desde su dominio, siendo ministro de un culto reconocido, y esto califica la actividad delictiva: se quiso asegurar que no trascendiera, pero gracias al coraje de una víctima se pudo colocar ante a la Justicia a un verdadero depredador”, declaró Nayi en diálogo con FM Comunicar.

El fiscal subrogante de Jesús María está aún recabando pruebas para definir la situación del hombre, que está detenido desde el lunes 26 de marzo.

“Por las características de los hechos atribuidos, no debería existir posibilidad de que recupere la libertad bajo fianza; entiendo que las evidencias son suficientes para imputar y para la prisión”, especuló el abogado cordobés que fue convocado por cuatro mujeres que asistían a las reuniones del pastor.

06-04-2018