El creador de la Economía Azul pasó por Colonia Caroya.

Economía 16 de marzo de 2018
El belga Günter Pauli, acompañado por funcionarios del Ministerio de Ambiente de la Nación, compartió conocimientos durante un almuerzo en Chacra de Luna.
Gunter Pauli

Colonia Caroya. Sin demasiada difusión, la ciudad recibió el pasado miércoles al impulsor mundial de la “economía azul”: el belga Günter Pauli.

Llegó a Chacra de Luna junto a una comitiva del Ministerio de Ambiente de la Nación -entre ellos, Daniel Asef- y sólo algunas autoridades municipales -entre ellas, el Intendente Brandán- estuvieron en el exclusivo encuentro.

El anfitrión, Federico Uanino, lo acompañó a recorrer el predio y luego comenzó a compartir conceptos de este nuevo abordaje de la producción.

Pauli nació en Bélgica, pero vive en Japón. Habla siete idiomas y tiene a centenares de científicos trabajando para comprobar sus teorías.

La Economía Azul nació como un concepto para quienes entienden que la llamada Economía Verde es insostenible: “Se trata de un concepto innovador en el planteamiento empresarial: hay que copiar los ecosistemas naturales para ser eficientes en la producción de bienes y servicios con responsabilidad compartida y respeto para las generaciones futuras”.

Se centra en maximizar tanto como se pueda el rendimiento de los recursos e infraestructuras actuales y, fundamentalmente, de aprovechar los residuos, a los que Pauli considera fuentes de riqueza.

“¿Y tú riegas con agua?”, le preguntó el belga a Uanino, que quedó atónito con el cuestionamiento cuando veían la huerta. Allí le explicó que sin sacar agua subterránea se puede regar generando transpiración en una manguera.

“¿Y tus chanchos conviven separados de las gallinas?”, acotó después. “Deben vivir juntos y en diferentes niveles de altura para que las gallinas produzcan más, estén menos estresadas y mantengan la higiene de los cerdos”, se fundamentó.

Incluso aseguró que investigó cómo hacer para que el porcino, en tres días, aprenda a orinar en un único lugar.

También le recomendó no quemar los restos de poda, sino que empiece a pensar en producir hongos. Y pidió que los caroyenses vuelvan a criar gusanos de seda porque el hilo que generan es vital para suplantar al titanio en los implantes.

Cada sugerencia dejaba a todos impresionados. “Tenemos muchas oportunidades para producir mejor y no desaprovechar nada. ¡Son cosas tan simples!”, reflexionó Uanino.

Diez proyectos para Argentina.

Günter Pauli se encuentra en Argentina para aplicar 10 de los 100 desarrollos productivos innovadores que plantea en su libro “Economía Azul”.

Van desde la producción de “papel de piedra”, que no requiere utilizar fibras vegetales ni agua, ya que su principal componente es el carbonato de calcio que queda suspendido en el aire; hasta la elaboración de “espuma de vidrio” a partir de botellas usadas.

La inversión que demandaría una fábrica de papel piedra ronda los 100 millones dólares y se crearían mil empleos directos o 5 mil indirectos.

Proyectado a todos los emprendimientos, implicarían desembolsos por más de mil millones de dólares y unos 50 mil empleos.

“Venimos porque queremos cambiar el paradigma ambiental de la denuncia y la confrontación al diálogo con los sectores industriales tradicionales, proponiéndoles transformar su negocio a un modelo sustentable, especialmente en el sector agropecuario”, declaró el belga.

En Chacra de Luna, ante la presencia de un empresario chileno, presentó el nuevo sistema de conexión a internet por iluminación LED (Li-Fi), que en tres o cuatro años tendrá una gran expansión mundial.

16-03-2018